Skip to main content

Noticia

61 positivos en alcohol y drogas en un fin de semana y en un mismo pueblo

Positivos en alcohol y drogas

Dos de ellos pueden ir a la cárcel

Quien tenga pueblo sabrá lo que pasa los fin de semana de fiestas... Casi todo anécdotas divertidas e inolvidables (de esas de lo que pasa en la fiesta se queda en la fiesta...) pero otras no tan buenas e, incluso, peligrosas.

Ponen 126 multas por velocidad en una concentración tuning

Para la posteridad de las fiestas de Baiona, en Pontevedra, pasará la Arribada 2018. Y no por buena, sino porque la Guardia Civil cazó a un total de 61 conductores que habían consumido alcohol y drogas y después pretendían volver a casa conduciendo su coche.

VÍDEO: estas son las cinco drogas que la Guardia Civil busca en los controles

El Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Pontevedra ha explicado que pusieron en marcha una serie de dispositivos para "garantizar la seguridad en las vías de comunicación y acceso" a la localidad de Baiona con motivo de la fiesta de la Arribada

Entre los objetivos de este tipo de acciones, está "conseguir comportamientos más seguros de todos los conductores y poner fuera de la red viaria a aquellos que han consumido drogas o bebido alcohol superando los límites establecidos", han dicho las mismas fuentes.

Durante los dispositivos, que estuvieron marcados por condiciones meteorológicas adversas, los efectivos de Tráfico de la Guardia Civil realizaron 1.415 pruebas de alcohol y drogas, en las cuales 61 conductores obtuvieron un resultado positivo.

La Guardia Civil detectó, además, a tres conductores sin crédito de puntos asignados a su permiso de conducir.

A estos hay que sumar otros 165 conductores que fueron denunciados por diversos incumplimientos administrativos a la normativa de Seguridad Vial, entre ellos, exceso de velocidad, no haber sometido el vehículo a la ITV periódica, llevar los neumáticos en mal estado, no hacer uso del cinturón de seguridad y utilizar el teléfono móvil.

Dos de los positivos han cometido un delito

De los 61 conductores que dieron positivo en alcohol durante los controles realizados por la Guardia Civil de Tráfico en la localidad pontevedresa de Baiona, dos pasaron a disposición judicial por superar el límite de alcohol que diferencia cuándo es infracción de cuándo es delito.

Los dos están acusados de un delito de tráfico que puede suponer una pena de prisión de tres a seis meses, a una multa o a trabajos en beneficio de la comunidad y, en cualquier caso, con la privación del derecho a conducir vehículos a motor por tiempo superior a un año.

Lecturas recomendadas