Noticia

Vídeo: Ford GT Mirage 720 y Koenigsegg CCR

Vídeo: Ford GT Mirage 720 y Koenigsegg CCR

jmmspuch

18/12/2014 - 13:12

El club ingles Supercar Owners Club nos acerca este vídeo de un Ford GT Mirage 720 y un Koenigsegg CCR rodando por la campiña. Son dos de los automóviles más exclusivos, ambos con motores V8 sobrealimentados, con caja manual de seis velocidades y sin ningún tipo de ayuda electrónica.

En Reino Unido hay mucha gente con mucho dinero y coches muy caros. Para compartir experiencias, algunos han decidido organizarse en forma de club, como Supercar Owners Club. Éstos acaban de sacar un vídeo de un Ford GT Mirage 720 y un Koenigsegg CCR; dos joyas que se encuentran en su carísimo garaje. Ambos son extremadamente caros, exclusivos, con motores V8 sobrealimentados, cambio manual de seis velocidades y sin ningún tipo de ayuda electrónica.

Si quieres conducir un vehículo exclusivo echa un vistazo a este reportaje sobre cinco superdeportivos que puedes comprar a mitad de precio

El Ford GT Mirage 720 es una 'rara avis'. De las 101 unidades que se destinaron al mercado europeo, tan sólo diez correspondían a esta versión preparada. Equipa una mecánica V8 con compresor volumétrico para entregar 600 CV. Sin embargo, esta fue una de las últimas tres que se consiguieron importar y en este caso rinde 745 CV y 860 Nm de par. Con todos estos caballos galopando es capaz de alcanzar los 355 km/h y acelerar de 0-100 km/h en poco más de 3,5 segundos.

Por su parte el Koenigsegg CCR también es una pieza de colección. Se produjeron un total de 14 unidades entre 2004 y 2006, de las cuales sólo cinco tenían el volante a la derecha. Tuvo el honor de ser el automóvil más rápido del planeta hasta que apareció el Bugatti Veyron. Utiliza un motor V8 de 4,7 litros con un compresor gemelo Rotex para entregar una potencia de 806 CV y 920 Nm. Alcanza los 100 km/h desde parado en 3,7 segundos y una punta de 389 km/h.

Parece mentira que ambos modelos tengan ya más de diez años, porque conservan intacto un diseño, que no ha pasado de moda; y unas prestaciones de infarto, todo ello manteniendo la esencia pura de los superdeportivos: cambio manual y sin ayudas electrónicas.




Lecturas recomendadas

Buscador de coches