Noticia

Cinco superdeportivos que no deberías ni plantearte

Luis Guisado

17/11/2014 - 13:15

Puede que pienses que estoy loco cuando veas la lista. Pero creo que son ejemplos perfectos de cómo quemar muchos miles de euros y no disfrutar de su conducción. A ver que te parecen estos cinco superdeportivos que no deberías comprar... ¡jamás!

¿Te sobran muchos millones de euros? ¿No sabes cómo quemar miles de billetes de 500 de una sola tacada? Ni lo dudes: después de mucho pensarlo, aquí te dejo los cinco superdeportivos más absurdos que existen en el firmamento. ¿No estás de acuerdo? ¿Te sabes otros más horteras? Las quejas, a @luisautobild...

Vamos con el listado:

5. Bugatti Veyron

Vale, es cierto que el cliente medio de Bugatti tiene 87 coches, por lo que uno más no le supone nada. Pero seamos sinceros: un Bugatti Veyron es la absurdidad convertida en coche. No por su exagerada potencia ni por una velocidad máxima que no se puede alcanzar en casi ningún punto del planeta, que también, sino por lo excesivo que es todo. Su motor es una especie de unión de dos V8 (es un W16) y tiene cuatro turbos. Los que lo han probado dicen que no suena especialmente bien desde dentro, y los que lo hemos oído, no podemos decir que enamore desde fuera: solo escuchas las válvulas de descarga trabajar incansablemente. Y luego está su precio: ¿más de un millón y medio de euros para el modelo básico? ¿Te gastas ‘un kilo’ en un coche con el que no vas a levantar ni una ceja cuando aparques en el casino de Montecarlo?

 

4. Lamborghini Veneno Roadster

Esta especie de horterada descapotable tiene un nombre que a priori mola: Lamborghini Veneno Roadster. Ah, y algo bastante bueno: solo se van a fabricar nueve unidades a lo largo de 2014. La cosa está en que durante un tiempo vamos a estar viéndolo en concursos de elegancia tipo Pebble Beach o Villa d’Este, donde tendrá que llevarse alguna obligada mención especial al diseño (¿?), gusto estético (¿?) o singularidad (¿?). El caso es que por 4,8  millones de euros te llevas un V12 de 750 CV con los que si te apetece puedes ponerte a 355 km/h o alcanzar los 100 en 2,9 segundos. Por cierto, aquí te dejo un curioso vídeo de cómo se entregará el Lamborghini Veneno. ¿Por qué creo que es absurdo? Porque este tipo de ediciones especiales tienen un destino: un garaje con la humedad y la temperatura controlada. Estará así durante 25 años (ya sabes, cuando lo aparquen después del concurso de elegancia), y luego saldrá a subasta y su precio sobrepasará la barrera de los 10 millones, momento en el que empezará de nuevo su periplo: Concurso de elegancia, garaje, 25 años, subasta...

 

3. 9ff GT9-R

Si eres de los que siempre lleva prisa, quizá te interese ahorrar 1,2 millones de euros para hacerte con el 9ff GT9-R, ya que está especialmente concebido para la velocidad. Velocidad pura: su máxima teórica es de 413 km/h gracias a un importante trabajo aerodinámico y sus 1.120 CV de potencia. Se basa en el Porsche 911 997, aunque con los de Stuttgart casi lo único que comparte es el idioma de los ingenieros: alemán. Habitáculo incómodo, espacio para meter la cartera, móvil o llaves igual a cero... Pudiendo hacerte con un Caterham Seven 620R con 310 CV que acelera de 0 a 100 en 2,79 segundos, este no tiene sentido... A no ser que tengas previsto hacerte un par de track-days en el anillo de Nardò.

 

2. Hennessey Venom GT

Hace poco un conocido me decía que le encantaría que su flamante Seat Toledo tuviera más potencia. Pues eso parece ser lo que pensaron los de Hennessey con el Lotus Elise. El caso es que el Hennessey Venom GT es básicamente un este divertido biplaza inglés, pero con 1.244 CV, ya que le han sustituido el motor de origen Toyota (tiene un 1.6 de 134 CV y un 1.8 con turbo y 217 CV) por un V8 de siete litros con un par de turbos para alegrar el asunto. El caso es que si hubieras sido tan rápido para pagar el millón de euros por uno de los nueve Venom fabricados (y ya vendidos), te hubieras llevado una montura que coge los 100 en 2,7 segundos y los 300 en 13,63, que es justo lo que necesitó el año pasado este Renault Scénic X-Mod 1.5 dCi que probé en ponerse a 100 en el tercer intento... Aquí tienes el vídeo en que puedes ver cómo el Hennessey Venom GT bate el récortd de velocidad con 427,6 km/h.

 

1. Panoz Abruzzi

No sé ni por dónde empezar. El Panoz Abruzzi es una especie de quitanieves disfrazado de deportivo. Con un V8 de 650 CV logra una potencia de 2,5 kg/CV con los que puede superar los 100 en 4,0 segundos. Si te sobran unos 600.000 euros, puedes intentar hacerte con una de las primeras unidades que se hagan, si se hacen: de las 81 previstas para 2011, lo cierto es que aún no se ha fabricado ninguna... Lo que creo que es una bastante buena noticia. De salir en ‘serie, montará el motor del anterior Corvette ZR-1, un V8 con 650 CV. La parte buena es que como puede ponerse a 300 km/h, si te lo cruzas, lo perderás de vista en un santiamén...

Lecturas recomendadas

Buscador de coches