Skip to main content

Noticia

VÍDEO: ¡Delirante! Nunca bebas y conduzcas, sobre todo si tu coche es 'autónomo'

No hacer esto en casa...

En este vídeo te mostramos un ejemplo de por qué no debes beber nunca al volante… y, sobre todo, si tu coche es autónomo, más o menos. 

No te pierdas: VÍDEO: Cómo destrozar un Golf de la manera más tonta

La máxima debe ser siempre la misma: nunca bebas y conduzcas. Coger el coche con alcohol en el cuerpo es un riesgo muy grande, que, además, está muy castigado por la Ley (como debe ser). Pero si, además, el vehículo en el que vas montado, digamos, que es un poco rebelde, todavía menos. ¡Vaya desmadre!

VÍDEO: Conduce un Tesla y se le acaba la paciencia en un atasco... ¡destrozo monumental!

Al volante, cero alcohol

Es cierto, que cuando hablamos de conducir sin beber, no nos referimos exactamente a ir montado en el carruaje llevado por un burro borracho cómo una ‘cuba’. No es lo más recomendable, a las pruebas me remito, pero no encierra tanto peligro como circular por la carretera con otros vehículos. Quizás te provoque un poco de mareo y tener que aguantar las risas de tus amigos, pero nada más. 

Alucina: VÍDEO: Mira lo que le pasa a este camión por una racha de viento

Sin embargo, en un coche, el alcohol es tu peor enemigo. En la carretera ya no tiene ni un poco de gracia. Bajo sus efectos sientes euforia y locuacidad, pero de la misma forma tus sentidos se ven mermados, te falta coordinación, tu campo visual disminuye y tus reflejos afectados. 

Además, conducir con alcohol en el cuerpo, puede ser considerado por la Ley como una infracción o como un delito. En función de los gramos que indiquen los controles.  En el primer caso, te caerá una sanción económica y pérdida de puntos. En caso de pasar de 0,61 mg/l, pasará a ser un delito y, por lo tanto, el conductor puede ir a la cárcel, con penas de entre 3, 6 y 12 meses. 

Mira esto: VÍDEO: Cuidado con el "efecto mirón", esto es lo que te puede pasar

Los riesgos al volante con alcohol en el cuerpo se duplican y el número de accidentes se multiplica. Pones en riesgo tu vida, y la de los demás. Por eso, si bebes, no cojas el coche. A no ser, que tu coche sea un carro y te remolque un burro, en ese caso, te lo dejamos a tu elección. 

Lecturas recomendadas

Y además