Skip to main content

Noticia

El último Koenigsegg Agera es Thor

Koenigsegg Agera Thor
Su compañero responde al nombre de Vader.

Las despedidas siempre duelen, pero cuando el que dice adiós es alguien como el Koenigsegg Agera es imposible soltar alguna lagrimilla. La bestia sueca fue presentada en 2010 y desde entonces no ha parado de evolucionar, asalvajándose a pasos agigantados con el paso del tiempo hasta llegar al punto de conseguir récords del mundo sencillamente brutales. Pero ya llegaremos a eso, ahora toca hablar de Thor y Vader.

VÍDEO: ¡El Koenigsegg Agera RS aceptó el desafío! Así hizo el 0-400-0

El superdeportivo se va por la puerta grande con dos unidades que sus dueños, como es habitual, han nombrado de manera acorde a sus gustos. El primero se ha decantado por Vader, suponemos que por una filia con la saga de Star Wars, y ha compartido sus imágenes en Instagram. Aparentemente en carbono con una franja negra cruzando el techo, es hasta sencillo comparado con el segundo Thor.

 

Thor - the last of an iconic chassis 2 of 2 @koenigseggautomotive #ageraFE

Una publicación compartida de Dan (@dan_am_i) el

Y es que la unidad nombrada en honor al Dios del Trueno destacada por dos elementos que se aprecian a simple vista: un alerón más grande de lo habitual y una aleta de tiburón central que es la primera y última vez que se usa en un Agera, y que además luce un logo propio de clara inspiración vikinga. Eso sí, aunque pueda parecer que su exterior será de fibra de carbono ‘sin más’, por decir algo, resulta que es carbono pero tintado de negro y plata, y que la carrocería llevará diamantes incrustados.

Teniendo en cuenta eso, y aunque no está confirmado, es lógico pensar que sus nuevos dueños habrán optado por montar el paquete mecánico del One:1, por el que su motor 5.0 V8 con doble turbo entrega 1.360 CV de potencia.

El Koenigsegg Agera RS alcanza los 447 km/h

¿Se trata de una despedida a la altura? Cuesta decidirse, pero es que hay que tener en cuenta que con todo lo que ha logrado es normal que todo se le quede pequeño. No en vano, es el modelo que ha conseguido ‘mojar la oreja’ al Bugatti Chiron por partida doble: récord del mundo de velocidad con 447 km/h y récord en el 0-400-0.

Y además