Skip to main content

Noticia

Uber ficha a un ingeniero de la NASA para su nuevo proyecto

Uber ficha a un ingeniero de la NASA para su nuevo proyecto

Uber ficha a un ingeniero de la NASA para su nuevo proyecto, denominado Uber Elevate. Se trata de un programa con el que quieren desarrollar una nueva aeronave, capaz de aterrizar y despegar en vertical, en un nuevo intento de encontrar la solución de movilidad definitiva para las grandes ciudades.

Te interesa: Cabify o Uber, ¿qué es más barato?

Con la intención de crear la mejor solución de movilidad posible, Uber ha puesto en marcha un proyecto por el cual planea desarrollar una nueva aeronave de propulsión eléctrica, un aparato que sería capaz de despegar y aterrizar en vertical en los llamados ‘vertiports’ y que se combinaría con el servicio de transporte terrestre que ofrece actualmente la compañía. Y para dar vida a este proyecto, Uber ha fichado a un ingeniero de la NASA, Mark Moore, que con sus más de 30 años de experiencia, será el responsable de hacer realidad esta ambiciosa iniciativa.

Ya te lo avanzamos el pasado mes de noviembre cuando te contamos que Uber estaba trabajando en un coche volador, todo después de que la firma publicara un documento en el que detallaba la puesta en marcha de Uber Elevate, un nuevo sistema de movilidad que promete revolucionar la forma en la que nos desplazamos en la actualidad. La iniciativa comienza ahora a tomar forma con el fichaje de Mark Moore, un prestigioso ingeniero de la NASA que en 2010 publicó un estudio en el que abordaba el asunto de la viabilidad de una aeronave de propulsión eléctrica.

La cámara de la NASA que muestra las llamas de un cohete

Un estudio que ya enganchó al director ejecutivo de Google, Larry Page, que tras leerlo invirtió en dos pequeñas compañías de nueva creación dedicadas a la investigación y el desarrollo de esta tecnología. Y parece que también le ha gustado al equipo de Uber, que ahora ha decidido sumar a Moore a su plantilla como responsable del proyecto Uber Elevate. Uber imagina un futuro en el que los usuarios recurran a automóviles tradicionales (aunque puedan ser coches autónomos) para llegar hasta los diferentes ‘vertiports’ (puntos de aterrizaje y despegue) que habrá distribuidos por la ciudad.

Una vez ahí, los interesados podrán subirse a una aeronave VTOL (de ‘Vertical Take-off and Landing’), una aparato capaz de alzar el vuelo y de posarse sin necesidad de utilizar una larga pista. De esta forma, dado que este tipo de transporte no se ve limitado por los mismos factores que afectan a los automóviles, trenes o autobuses, reducirían considerablemente el tiempo necesario para completar un desplazamiento. Uber pone como ejemplo el trayecto entre la marina de San Francisco y el centro de San José (California), que actualmente requiere unas 2 horas pero que con un VTOL se reduciría a tan solo 15 minutos.

Fuente: CarScoops

Lecturas recomendadas