Skip to main content

Noticia

Thor, un salvaje camión de 4.000 CV y 210 km/h de punta.

Thor
No, eco-friendly no es.

Quien quiera hacerse con este espectacular lote que va a subastar Worldwide Auctioneers en su evento en Riyadh, Arabia Saudi, no solo tendrá que tener mucho dinero, también necesitará mucho espacio en su garaje y, sinceramente, no sabemos cómo podrá transportarlo hasta su destino de otra manera que no sea conduciéndolo: el Thor es un camión monstruoso, una cabeza tractora que mide casi 13,5 metros de largo.

En origen se trataba de un modelo Peterbilt 359, pero no duró mucho tiempo así. Lo primer fue alargarlo y, a continuación, se paso a pulir y cromar prácticamente todos sus componentes, incluso muchas de sus partes mecánicas. En el frontal cuenta con una gigantesca parrilla que imita el estilo de los caminos Ford del año 33, la cabina (al igual que los guardabarros de sus seis ruedas) está pintada en color granate y decorada con llamas, en el techo asoman ocho bocinas y en la parte trasera está pintado un mural que representa al dios del trueno que da nombre al vehículo.

Esto es lo que ocurre si un camión colisiona a tan sólo 43 km/h

Queda claro que todo en el Thor es sinónimo del exceso, algo que también ocurre en su motor. Bueno, mejor dicho, motores: monta una combinación de dos propulsores gemelos, dos diésel V12 de 852 pulgadas cúbicas cada uno, equipados con 12 compresores para entregar la espectacular cifra de 4.000 CV de potencia. A pesar de que la mole pesa 32.000 libras (14,5 toneladas), es poderío suficiente como para ponerla hasta a 210 km/h. Obviamente, parar algo así una vez va a esa velocidad de crucero es complicado, por lo que cuenta con cuatro paracaídas en la zaga.

Ah, por si acaso lo dudabais (algo que nos parecería totalmente lógico, el Thor es un vehículo homologado para circular por la carretera. ¿Os imagináis ir con esto por la M-30?

¿Quieres saber cuál es tu coche ideal?

Etiquetas:

Camiones

Y además