Noticia

Coches autónomos

El sorprendente problema de Google con su coche autónomo

El sorprendente problema de Google con su coche autónomo
Ignacio de Haro

El sorprendente problema de Google con su coche autónomo tiene que ver con la fuga masiva de empleados que ha experimentado el proyecto y con unos salarios tan elevados como para que sus trabajadores decidieran no continuar sus carreras en las filas del gigante tecnológico. Muchos de ellos se han hecho ricos y han optado por fundar sus propias compañías para el desarrollo y la investigación de la tecnología de conducción autónoma.

Te interesa: Uber ficha a un ingeniero de la NASA para su nuevo proyecto

¿Te imaginas que tuvieras un salario tan elevado como para poderte plantear dejar ese puesto de trabajo y montar tu propia compañía para competir con tu actual empleadora? Pues es es el sorprendente problema de Google con su coche autónomo y los primeros ingenieros que trabajaron el proyecto. Con la intención de evitar una fuga de trabajadores, los responsables del gigante californiano decidieron poner unos salarios elevadísimos a los encargados de sacar adelante la tecnología de conducción autónoma. Pero la jugada no les ha salido como esperaban.

Según revela Bloomberg, los primeros ingenieros que trabajaron en el proyecto del coche autónomo de Google, que ahora está bajo el paraguas de una nueva empresa llamada Waymo, estaban recibiendo tal cantidad de dinero que “ya no necesitaban la seguridad de su trabajo”. Es más, lejos de lograr su objetivo de evitar que se fueran a otras firmas de tecnología, Google ha visto cómo estos trabajadores en muchos casos han acabado montando sus propias empresas dedicadas a la investigación de la conducción autónoma.

A bordo del Audi A7 autónomo en tráfico real

Según la fuente, Chris Urmson, el que hasta entonces era el responsable del proyecto en Google, se marchó y fundó la empresa Aurora Innovation. Y lo hizo junto Sterling Anderson, que hasta ese momento ocupaba el máximo cargo dentro de Tesla para la investigación y desarrollo del sistema Autopilot. De hecho, recientemente Tesla ha acusado a Anderson de robo de tecnología afirmando que antes de marchase se llevó “centenares de gigabytes de información”.

Y Chris Urmson no ha sido el único que actuado así, otro grupo de trabajadores se fue a Otto, una firma dedicada al desarrollo de camiones autónomos. Otros, como Bryan Salesky, han creado firmas como Argo AI, que acaba de recibir una inversión de 1.000 millones de dólares de manos de Ford para la aplicación de la inteligencia artificial en sus futuros coches autónomos. Desde que Google unificó el programa dentro de Waymo ha cambiado la fórmula de salarios de estos ingenieros, creando una estructura de pagos más uniforme y equilibrada para todos los trabajadores.

Fuentes: CarScoops, Bloomberg.

Imagen de perfil de Nacho de Haro

Colaborador

Apasionado del mundo de las cuatro ruedas.