Noticia

Shannon, la adolescente adicta a beber gasolina

Shannon, la adolescente adicta a beber gasolina

Laura Tirado

11/04/2012 - 11:18

Shannon tiene una particular adicción: bebe gasolina. Su familia comenzó a preocuparse por este problema que podía matarla y trataron de que la joven lo superase y dejase de tomar algo tan dañino para su salud.

Shannon es adicta a beber gasolina. Su adicción se ha convertido en un riesgo para su salud, y la adolescente ha necesitado ayuda profesional. Shannon declaró que había consumido unos 20 litros de gasolina el pasado año.

shannon

Que Shannon sea adicta a beber gasolina se había convertido en un riesgo importante para su salud. Recientemente, su familia consiguió que fuera al médico. La joven bebió en un año la cantidad suficiente para conducir un Honda Civic desde Nueva York a la ciudad de Baltimore

La chica apareció en el programa de televisión de la TLC ‘Mi extraña adicción’, para hablar de como era su vida. La adolescente confesaba que aunque sabía que era malo para ella, “le hacía sentir bien”. 

Esta joven de Ontario se tomaba una cantidad de gasolina equivalente a 12 cucharadas de café cada día. Shannon sentía cómo al beber gasolina le quemaba la parte posterior de la garganta. 

En circunstancias normales, los efectos en la salud de la gasolina se discuten en términos de exposición de la piel o la contaminación de las aguas subterráneas. El nivel de la exposición de Shannon es algo completamente diferente. El departamento de Salud del Estado de Nueva York dice que el consumo de gasolina pura puede causar quemaduras, diarrea, vómitos y, en mayores cantidades, somnolencia o incluso la muerte. Shannon, como adicta, bebe gasolina a diario, lo que es un claro perjuicio para su salud. 

Shannon comenzó con esta adicción cuando un hombre acudió a su clase de salud para hablar de los usos del combustible. La imagen que le quedó de aquel hombre (con bolsas bajo los ojos, ropas rasgadas y mal olor) provocó que inconscientemente comenzara su adicción a la gasolina.

Desde que Shannon visitó a un médico con el programa de televisión, no ha vuelto a caer en su adicción de beber gasolina. Aunque los daños provocados por los años de consumo podrían haberle causado lesiones irreversibles, parece que la adolescente ya no es adicta

Lecturas recomendadas

Buscador de coches