Noticia

Competición

Sébastien Ogier cumple un sueño: pilota un Fórmula 1 de Red Bull

Adrián Mancebo

Sébastien Ogier ha cumplido un sueño después de pilotar un Fórmula 1 en el Circuito Red Bull Ring de Austria. El francés se lo ha pasado en grande al volante del monoplaza con el que Vettel logró su segundo título en la F1. ¡Disfruta con el vídeo!

Hasta hace unos días, el cuatro veces Campeón del Mundo de Rallys, Sébastien Ogier, tenía un sueño por cumplir, uno que probablemente también tengamos tú y yo: pilotar un Fórmula 1. El rapidísimo piloto francés, actual líder del Mundial de Rallys, donde compite con un Ford Fiesta del equipo M-Sport, ha probado un F1 de Red Bull, el RB7, monoplaza con el que Sebastian Vettel se proclamó bicampeón mundial en el 2011 y que arrasó en la Fórmula 1 aquella temporada.

VÍDEO: Así fue el test de Sébastien Ogier con un Fórmula 1

Pilotar un F1 es una experiencia totalmente distinta en comparación con lo que es llevar al límite un coche del WRC. Cambia el habitáculo, las sensaciones al volante, el tipo de pista en el que se rueda e incluso los objetivos en cada carrera de cada una de las competiciones son muy distintas: mientras que en el Mundial de Rallys se libra una batalla de resistencia, día a día, tramo a tramo, en las carreras de F1 bien sabemos que todo se juega en apenas dos horas.

Ogier se desplazó hace unos días hasta el Red Bull Ring, el circuito austriaco propiedad de la marca de las bebidas energéticas. Allí le esperaba el Red Bull RB7, uno de los monoplazas que mayor dominio han mostrado en la historia de la F1. Con él, en el año 2011, Sebastian Vettel y Mark Webber lograron 12 victorias, 18 'pole position' y 10 vueltas rápidas. El alemán se proclamó bicampeón mundial de F1 y Red Bull se alzó con su segundo título de constructores.

Con semejante arma, equipada con un motor V8 de 800 caballos de potencia, Ogier se atrevió a salir a pista en el histórico trazado de poco más de cuatro kilómetros. De acuerdo con Red Bull, el coche está en las mismas condiciones que con las que compitió hace seis temporadas en el Campeonato del Mundo... En definitiva, un test real para una de las joyas actuales del Mundial de Rallys.

"Tengo 33 años. De niño Ayrton Senna era mi ídolo y por supuesto, siempre he soñado con probar un coche como este algún día. Para que un piloto de carreras se divierta, tienes que ser rápido y un Fórmula 1 es el coche más rápido que puedes pilotar. Por ello, cualquier piloto quiere tener estas sensaciones algún día", ha señalado Ogier, que tuvo un tutor de lujo en esta prueba, el escocés David Coulthard.

"La Fórmula 1 es un mundo muy diferente. He estado más nervioso, no hay duda de que es la primera vez que voy tan rápido en un circuito de carreras", declaró antes de rodar con el RB7. "Hay varios retos a los que se ha tenido que enfrentar Sébastien a la hora de probar un F1 por primera vez", admite David Coulthard. "En los rallys estás acostumbrado a tener un mayor espacio en el cockpit, un F1 es mucho más compacto".

Uno de los grandes rivales de Ogier en el WRC, Sébastien Loeb, también se atrevió a probar un Fórmula 1 de Red Bull en el pasado. Fue el RB4, en el año 2008, y sus sensaciones fueron tan buenas que se llegó a rumorear que el francés cambiase los rallys por la F1.

 
Imagen de perfil de Adrián Mancebo

Colaborador Motorsport

Amante del mundo de la competición. Disfruto trabajando en lo que más me gusta, siempre con un ojo puesto en cualquier carrera del mundo.