Skip to main content

Noticia

Motor

Seat está a punto de homologar un respirador fabricado con el motor de un limpiaparabrisas

Respirador Seat

En estos momentos, un respirador está sometido a un test de larga duración dentro del proceso de homologación. 

No es la falta de piezas o la paralización del mercado por culpa del coronavirus lo que ha movido a Seat a pasar de fabricar coches a producir respiradores. Es la solidaridad. 

Desde hace días, la cadena de montaje de la fábrica de Seat en Martorell (Barcelona) se dedica íntegramente a la producción de respiradores asistidos, un elemento clave para salvar vidas de los más afectados por el COVID-19. 

Las aportaciones de la industria automovilística para ayudar en la lucha contra el coronavirus

"La motivación de todas las personas que participamos en este proyecto es ayudar de la manera que nosotros sabemos, que es fabricar en serie un equipo, esta vez para salvar vidas”, según Nicolás Mora, del área de Producción de Seat Martorell.

Un respirador construido con limpiaparabrisas

La crisis sanitaria provocada por el coronavirus y el afán de ayudar ha movido el ingenio de muchos para reinventar lo ya inventado. El objetivo de la mayor parte de estos innovadores avances es paliar la escasez de material sanitario. Por eso, a la escalada de donaciones de mascarillas y guantes se unen las empresas y particulares que ponen a funcionar sus equipos para fabricar respiradores.

Hace unos días supimos que la Guardia Civil de Tráfico de Asturias había cedido cien boquillas a una empresa de Asturias que no podía avanzar en el desarrollo de respiradores por falta de un pieza. Resultó que la boquilla en la que soplan los conductores que son sometidos a un control de alcoholemia puede desempeñar la misma función (este equipo se llama Resistencia Team y cuenta también con el apoyo de Renault).

En Seat, un grupo de ingenieros ha descubierto que con engranajes impresos, ejes de cajas de cambios y el motor adaptado de un limpiaparabrisas, se pueden fabricar respiradores. El modelo final, creado tras 13 prototipos mejorados uno tras otro, se llama OxyGEN y ha sido diseñado en colaboración con Protofy.XYZ en las instalaciones de la marca española.

En este vídeo puedes ver, con detalle, cómo funciona:

En estos momentos, un respirador está sometido a un test de larga duración dentro del proceso de homologación. 

Donde antes se ensamblaba el Seat León

Cada respirador cuenta con más de 80 componentes electrónicos y mecánicos y pasa un exhaustivo control de calidad con esterilización de luz ultravioleta. En su desarrollo, trabajan actualmente 150 empleados de Seat de diferentes áreas que montan los respiradores donde antes se ensamblaba el Seat León.

“Modificar una línea de montaje que fabrica un subchásis, una pieza de coches, y poder transformarla y fabricar respiradores ha sido un trabajo arduo en el que han estado implicadas muchas áreas de la empresa y lo hemos hecho en el tiempo récord de una semana”, comenta Sergio Arreciado, del área de Ingeniería de Procesos de Seat.

Desde la marca no quieren todo el protagonismo. Recuerdan que el resultado de este proyecto ha sido posible gracias a la colaboración solidaria de sus empleados y a la de muchas empresas y entidades a las que quieren agradecer su implicación, especialmente a la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios. Aquí la lista: Protofy.XYZ, CMCiB, Universitat de Barcelona, Recam Laser, Doga Motors, Luz Negra, Ficosa, Bosch, IDNEO, Secartys y LCOE.

Y además