Skip to main content

Noticia

Motor

Reino Unido seguirá utilizando la normativa europea de emisiones a pesar del Brexit

Londres

Reino Unido ha sido uno de los países que mejor ejemplo ha dado en la batalla por reducir el nivel de emisiones de los coches: no sólo ha sido pionera en algunas medidas, sino que muchas de ellas llevan un tiempo funcionando y tiene una marcada hoja de ruta para seguir trabajando en el tema. Unos planes de futuro en los que poco peso tendrá su salida europea puesto que, según informa Automotive News, Reino Unido seguirá utilizando la normativa europea de emisiones.

Cómo comprar un coche en Reino Unido y matricularlo en España

A finales de año, Reino Unido abandonará la Unión Europea por completo. Una decisión que tomaron en 2016 con el objetivo de independizarse de las regulaciones comunes. Sin embargo, los fabricantes de coches no tardaron en elevar la voz asegurando que no quieren lidiar con un sistema de dos niveles, es decir, dos regulaciones separadas: una para el territorio británico y otra para el europeo.

Londres

La misma norma

Así las cosas y a medida que se acerca el momento definitivo, Reino Unido va desvelando sus planes. Uno de ellos pasa por utilizar la normativa de la Unión Europea sobre los objetivos de emisiones en lo que respecta a los vehículos de pasajeros. Un documento de consulta publicado por el gobierno británico apunta a propuestas que mantendrán un régimen regulatorio lo más cercano posible al escenario habitual para los fabricantes.

Estos cinco coches serán más caros tras el Brexit

A partir de ahora, por cada gramo de CO2 de más, las marcas se enfrentarán a multas de 86 libras esterlinas en lugar de 95 euros. Por otro lado, los fabricantes seguirán basando sus objetivos en el peso medio de los coches vendidos… pero no tomarán como referencia las estimaciones de la flota de Reino Unido; el sistema seguirá dependiendo de las medias de los vehículos vendidos en la UE. La razón es sencilla: la cifra de los primeros es más alta que la de los segundos, 1.466 kilos frente a 1.420. Pasar de uno a otro haría que la misión fuera más exigentes para todos los fabricantes.

Londres

Los objetivos europeos

A esto hay que añadir que Gran Bretaña también mantendrá el objetivo de reducir las emisiones de CO2 respetando las cifras marcadas por la Unión Europea:

  • 2025: un 15% menos para coches y furgonetas.
  • 2030: un 37,5% menos para coches y un 31% para furgonetas.

Por último, el gobierno británico seguirá adelante con su plan de fomentar las ventas de coches eléctricos y la prohibición de comercializar vehículos con motores de combustión interna (incluidos los híbridos enchufables) para 2035.

Más:

Reino Unido

Y además