Skip to main content

Noticia

¿Por qué mi coche no arranca? Te damos tres posibles motivos

Mi coche no arranca

Si tu coche no arranca alguna vez, puede que sea por diversas causas. De entre ellas, vamos a repasar tres, dos de las cuales son bastante comunes y otra no tanto, pero que también se puede dar. ¿Y a tí, te ha pasado en alguna ocasión?

Llego al garaje y mi coche no arranca. ¿Hay peor manera de empezar un día? Pocas, desde luego. Pero, ¿por qué me puede llegar a pasar esto? Son muchos los motivos posibles, de entre los cuales hemos rescatado tres que nos parecen los más interesantes. Dos de ellos son bastante comunes y otro no tanto. Son los siguientes:

1. Problemas con la batería

Que el coche no arranque suele tener casi siempre que ver con problemas en la batería. Ya sea porque ésta ha 'muerto' por vieja o porque hayamos cometido un error como dejarnos las luces encendidas. En este caso puede que no esté todo perdido, ya que si a la batería le queda algo de carga, todavía podrás poner en marcha el vehículo por el tradicional método del empujón. Además, si logramos arrancar, el propio devenir de los kilómetros hará que ésta se vuelva a cargar.

No te pierdas: Las 5 averías de coche más frecuentes

En el caso de que la batería no tenga nada de carga, no lograrás arrancar el coche ni siquiera empujándolo. Será necesario usar las pinzas para conectarte a otro coche y poder ponerte en marcha o bien poner una batería nueva. En cualquier caso, y aunque logres salir del apuro, si una batería falla te recomendamos que la cambies sí o sí, porque volverá a fallar.

2. El motor de arranque

Si mi coche no arranca pero hace un pequeño amago acompañado de un ruido bastante característico, es más que probable que el problema se encuentre en el motor de arranque. También puedes probar a encender las luces con el coche parado, ya que si lo hacen con la habitual intensidad, solamente estarás confirmando que es precisamente esta pieza la que puede estar fallando.

También puede pasar que sea el interruptor de encendido el que haya dicho basta. En este caso, las luces de advertencia del vehículo no llegan a encenderse nunca. Si es esto estás de suerte, porque se trata de una avería más barata de subsanar que la del motor de arranque.

3. El combustible

Hay que ser muy despistado para aparcar el coche habiéndolo dejado sin gasolina o gasóleo, pero lo cierto es que un servidor conoce a más de uno capaz de ello. Bromas aparte, si mi coche no arranca por falta de combustible, lo más normal es que haya alguna fuga en el depósito. En este caso, la mancha que habrá debajo del vehículo será la que delate el problema. Pero ojo, porque también puede ser que los amigos de lo ajeno te hayan amargado el día. Si no encuentras causa aparente, échale un ojo a la boca de llenado de carburante por si estuviese abierta. Si es el caso, te hayan robado.

Lecturas recomendadas