Skip to main content

Noticia

El PSOE insiste en prohibir la venta de vehículos de combustión en 2040... y rectifica horas después

Ofertas en concesionarios
Rectificar es de sabios, ¿no?

En solo siete horas el titular ha cambiado de "El PSOE prohibirá la venta de vehículos de combustión a partir de 2040" a "El PSOE rectifica y NO prohibirá la venta de vehículos de combustión a partir de 2040". Quizá, entre medias, los responsables de la medida hayan leído que Bruselas se pronunció hace unos días al respecto y dijo que no es legal prohibir la matriculación de los vehículos diésel y gasolina

La intención de prohibir que a partir de 2040 se matriculen vehículos de combustión aparecía recogida en el programa de medidas redactado por el partido socialista para negociar la investidura de Pedro Sánchez con Unidas Podemos. Son un total de 370 propuestas. En la 256, el PSOE decía, literalmente: "prohibiremos a partir de 2040 la venta en España de turismos y vehículos comerciales ligeros con emisiones directas de dióxido de carbono, excluidos los matriculados como vehículos históricos, siempre que se destinen a usos no comerciales".

Las reacciones no se hicieron esperar. El presidente de la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Cambios (GANVAM) tildó la medida de "incoherente" y recordó lo que explicamos en el primer párrafo: que desde Europa ya han explicado que prohibir la venta de vehículos con motores diésel o gasolina "no es compatible" con la legislación comunitaria.

Una medida que 'misteriosamente' desaparece

Por la tarde el documento había cambiado.

Donde decía, textualmente que el Gobierno había decidido "prohibir a partir de 2040 la venta en España de turismos y y vehículos comerciales ligeros con emisiones directas de dióxido de carbono, excluidos los matriculados como vehículos históricos, siempre que se destinen a usos no comerciales".

En la nueva versión de la "Propuesta Abierta para un Programa Común Progresista", la medida número 256 dice, textualmente: "En desarrollo de la estrategia de descarbonización a 2050, adoptaremos las medidas necesarias, de acuerdo con la normativa europea, para que los turismos y vehículos comerciales ligeros nuevos, excluidos los matriculados como vehículos históricos, no destinados a usos comerciales, reduzcan paulatinamente sus emisiones, de modo que no más tarde del año 2040 sean vehículos con emisiones de 0 g/CO2/km. A tal efecto, se trabajará con el sector y se pondrán en marcha medidas que faciliten la penetración de estos vehículos, que
incluirán medidas de apoyo a la I+D+i".

Nada que ver con lo anterior y ni una sola mención a la posibilidad de prohibir la matriculación de vehículos de combustión.

El texto estaba "mal redactado"

La rectificación por escrito llegó acompañada de la aclaración hecha por parte del Ministerio de Industria. ""Advertimos de que ese punto 256 estaba mal redactado: no se correspondía ni con el espíritu del programa socialista ni sobre todo con el trabajo desarrollado por el Gobierno todos estos meses. Jamás nosotros hemos hablado de prohibición", indicaban fuentes del departamento de Maroto, en declaraciones recogidas por el diario El Mundo.

Desde el ministerio que dirigen Reyes Maroto, aseguran que prohibir la venta de vehículos de combustión va en contra de "la neutralidad tecnológica" que defienden las filas socialistas. Admiten que la medida anunciada por la mañana va en contra del dictamen de la Comisión Europea y aclaran que su intención no es prohibir la venta de coches diésel, sino evitar que se fabriquen a partir de 2040 para que llegado 2050 no haya vehículos de combustión en circulación. "No se puede impedir la venta, otra cosa es que el comprador sepa a qué atenerse", aseguran.

 

Y además