Skip to main content

Noticia

Prueba: nuevo BMW Serie 3 2019. ¡Ya lo hemos conducido!

Prueba: nuevo BMW Serie 3

AUTOBILD ha conducido ya una unidad de preserie de la futura berlina superventas de BMW (G20), que llegará en septiembre. Te contamos nuestras primeras sensaciones al volante, por el circuito de Nürburgring. Prueba: nuevo BMW Serie 3 2019.

Nada más entrar percibo que, en el mejor de los casos, el espacio para las piernas es similar al del BMW Serie 3 actual, aunque mi tibia entra en pugna con el borde de la consola central, que no va mullida. El tacto del volante también es duro. Pero seamos benévolos: este es un modelo de preserie, y la mayor parte del cockpit va oculta todavía. No es, por tanto, una unidad definitiva, y aquí hemos venido a valorar cómo se comporta. De modo que me lanzo al circuito y las primeras sensaciones no podrían ser mejores.

Así rueda

Prueba: nuevo BMW Serie 3

El nuevo BMW Serie 3 2019 se pega al asfalto como una mosca al parabrisas, entrega la fuerza con contundencia y permanece en su trayectoria con inusitado estoicismo, aun con fuertes cambios de apoyo, en pendientes, y en bajadas. El nuevo Serie 3 viene con casi todos los asistentes que se te pasen por la cabeza... Y digo "casi", porque prescinde de suspensión neumática, compensador de balanceo activo y dirección en las ruedas traseras, si bien esto último sí podríamos verlo en el futuro BMW M3.

VÍDEO: ¡Así se pone a punto el nuevo BMW Serie 3!

En su variante básica, el chasis tiene un ajuste tendente al confort, y quien quiera algo más de dinamismo deberá pedirlo con la con la configuración deportiva, que tiene un tarado algo más firme que en el modelo actual. Dispondrá de un chasis adaptativo, que en el futuro modelo ampliará el abanico de los modos de conducción. Una interesante novedad son los llamados amortiguadores H-Stop, que en curvas mantienen a raya los recorridos de los brazos de suspensión y, por tanto, los balanceos indeseados, algo que noto en las carreteras de montaña de los alrededores. Volvemos a Nordschleife, el trazado largo de Nürburgring. En la recta piso a fondo y noto el plus de fuerza del dos litros de cuatro cilindros de este 330i. Aunque lleva filtro de partículas y otras medidas antiemisiones, entrega 260 CV y 400 Nm, esto es, 50 Nm más que ahora.

Como el coche ahorra, al mismo tiempo, 50 kilos, mejora las cifras de aceleración. Y según me dicen en la marca, el nuevo 320i Efficient Dynamics debería mantenerse en el entorno de los cinco litros de consumo según en nuevo protocolo WLTP.

Prueba: nuevo BMW Serie 3

A partir del tramo Hohe Acht entro en la fase decisiva de nuestra vuelta al circuito. Los neumáticos ya han cogido temperatura en este tiempo, pero en la serpentina que va hasta Schwalbenschwanz noto más deslizamientos y chirridos de los esperados. No supone un problema, al contrario: la dirección es tan exacta que me da confianza en todo momento, me permite jugar con esos deslizamientos y colocar siempre el coche en el ángulo ideal. Sobre todo en modo Sport, que es cuando resulta más comunicativa, al tiempo que los amortiguadores proporcionado el máximo contacto con el asfalto.

Y es que el chasis brilla en el programa Sport, porque la ganancia en dureza apenas penaliza la fluidez de marcha, tan solo al pasar por las ranuras transversales de la pista la reacción es algo más seca de lo esperado. Una última percepción: los frenos carbocerámicos serán una opción deseada por quienes gusten de pilotar al límite. Su tacto estable, su contundencia y su resistencia al calentamiento permiten apurar al máximo antes de cada giro.

Prueba: nuevo BMW Serie 3

En cualquier caso, todos los nuevos Serie 3 llevarán de fábrica el potenciador de la fuerza de frenada (IBC), que viene a ser un paso intermedio hacia los frenos electromecánicos, y que en la práctica debería acortar considerablemente las distancias de detención.

Y ya que hemos llegado hasta aquí... ¿Quieres saber cuál es tu coche ideal?

Lecturas recomendadas