Logo Autobild.es

Prueba: Nissan ProPilot 3. ¡Por Tokio sin manos!

Foto del redactor AutoBild

El Infiniti Q50 S rueda lentamente guiado por una manos invisibles. El coche toma con absoluta seguridad y decisión la primera curva a la izquierda, llega al cruce con semáforo, se detiene, el intermitente izquierdo se pone automáticamente... Este coche no necesita conductor. Pero nosotros nos hemos subido. Prueba: Nissan ProPilot 3.

Renault-Nissan lanzarán la conducción autónoma en 2020, pero nosotros ya hemos podido catarla. El recorrido de la prueba ha sido por una metrópoli como Tokio, a lo largo de 21 kilómetros. El soplido de los ventiladores del ordenador instalado en el maletero es suena casi más alto que el V6 de este Infiniti Q50. Lo sé, porque me toca ir detrás. "Tenemos diferentes modelos de prueba de Nissan e Infiniti", me dice el jefe de Desarrollo, Tetsuya Iijima, "repartidos por Tokio, Londres y San Francisco".

VÍDEO: ¡Un sistema que esquiva obstáculos!

Me cuenta también que, hasta el momento, ya han recorrido 500.000 kilómetros de pruebas de conducción autónoma. Unos 200.000, han sido con los sistemas ProPilot 1 y 2. Estos solo asistían en el mantenimiento de carril y la distancia, pero este ProPilot 3 toma el control absoluto del coche y sustituye al conductor. "Tanto en vías rápidas como dentro de la ciudad", me aclara Iijima. Delante de mí tengo una pantalla en blanco y negro que muestra todo lo que hay por fuera del parabrisas.

Autónomo del todo

Hay un pequeño semáforo en rojo y el velocímetro indica 0. Cuando se pone en verde, el coche avanza hasta alcanzar los 50 km/h. Pasamos por un largo puente, y en el arcén izquierdo hay aparcados dos camiones. El coche reduce la velocidad suavemente cuando pasa por el lado del primero, acelera de nuevo y vuelve a desacelerar al rebasar el segundo. "Aún tenemos que afinar esto", me reconoce Iijima, "la electrónica piensa que de detrás de los vehículos pueden salir peatones o niños jugando a la calzada, y por eso frena suavemente. Pero no olvides que estamos en un modelo de preserie". Unos 200 metros más allá nos desviamos a la izquierda, en dirección a la circunvalación 357, dirección Chiba.

El coche se guía por pequeñas cámaras de los espejos exteriores, en las cuatro esquinas del techo y en la zaga, así como radares y sensores de sónar. Pasamos algo lentos, pero decididos, por la estación de peaje, dirección norte por la autovía. Ijima confía mucho en su tecnología, porque no para de girarse desde el asiento del conductor para explicarme cómo funciona. Rodamos dirección norte y el tráfico nos rebasa por la derecha y la izquierda. "Nuestro sistema es muy estricto con las limitaciones de velocidad de cada tramo", me explica: "Aquí son 60 km/h, y si por lo que sea el sistema detecta que las condiciones no son óptimas, reduce un poco". Al resto de vehículos parece no importarles mucho las señales de tráfico. Incluso algunos camiones nos pasan a más de 80 km/h. Esto, en definitiva, hace que este coche autónomo ruede más lento que el resto.

ProPilot 3
ProPilot 3

Pero aparte de esto, no hay nada que reprocharle al sistema ProPilot 3 de Nissan. Varía la dirección automáticamente, cambia de carril poniendo el intermitente, mantiene fiel la trayectoria y reduce, acelera o frena cuando hace falta. Totalmente solo. Tomamos una salida con total suavidad, llegamos a un semáforo, se detiene con absoluta perfección. Cuando se pone en verde, hace un giro limpio de 180 grados para tomar el cambio de sentido. Iijima no tiene que poner las manos en el volante en ningún momento. Desandamos camino, volveos a meternos en un par de atascos del centro de la agitada capital nipón y el Infiniti vuelve a aparcar limpiamente exactamente en el mismo lugar del que hemos salido.

"Aún hay detalles que debemos pulir", me explica Iijima, como una cámara interior que detecte si hay un conductor al volante. Nissan tiene pensado ofrecer conducción autónoma de serie en poco más de dos año. Visto lo avanzados que van con su sistema ProPilot 3, no me cabe ninguna duda de que lo harán.

Conoce cómo trabajamos en Autobild.