Skip to main content

Prueba

Prueba: McLaren 600LT Spider. En el vórtice del huracán

Prueba del McLaren 600LT Spider
Nota

9

El motor de 3,8 litros y ocho cilindros de Woking (600 CV, 620 Nm) ruge con tal vehemencia en el habitáculo, que pienso que me va a volar las orejas. Esta es la mejor manera de presentar el McLaren 600LT Spider, posiblemente, el descapotable más alucinante que uno puede encontrar hoy en el mercado. Te contamos qué se siente al volante. Prueba: McLaren 600LT Spider.

No te pierdas: Novedades 2019

Sigue la sinfonía del McLaren, con un voluminoso crescendo de bajos y agudos, acompañados de furiosas explosiones. Uno tiene la sensación de ir sentado en el mismísimo vórtice de un huracán. Pero aún más que el sonido arrebatadoramente infernal sorprende la agilidad con la que se mueve el superdeportivo inglés.

VÍDEO: Aquí tienes el McLaren 600LT Spider en vivo

En cada giro, da la impresión de que el eje delantero me lee el pensamiento, mientras el trasero, con su doble brazo articulado de aluminio, acompaña con una estabilidad a prueba de bombas. La dirección hidráulica, extremadamente exacta, completa un conjunto celestial. El chasis es firme, pero no castiga a los ocupantes. Este descapotable también es apto para una relajada escapada de fin de semana. Puedes realizar incluso viajes largos sin poner a prueba tus cervicales.

¡Al circuito!

Pero aquí hemos venido a exprimirlo, de modo que raudos al circuito. Y a cielo abierto. Si bajas todas las ventanillas, el torbellino que se genera recuerda a un cabrio arcaico. Es molesto, y al mismo tiempo, encantador. El McLaren se pone a 100 km/h en solo 2,9 segundos, y rodar sin techo hasta los 315 km/h es una experiencia indescriptible. Si cierras el techo, alcanzas los 324. Gracias a su estudiada aerodinámica, que hereda en gran parte del Coupé, a 250 km/h el Spider genera un efecto suelo de 100 kilos.

Prueba del McLaren 600LT Spider

Un peso ligero

Hemos medido un consumo medio de 12,2 litros, muy poco para un coche de esta potencia, pero solo lo lograrás si conduces muy relajado. Algo casi improbable en un coche en el que cada centímetro cuadrado de su fibra de carbono parece gritar: "Dame caña". Los frenos cerámicos detienen a este McLaren, desde los 200 km/h, en solo 121 metros. Con sus 1.297 kilos, el 600 LT Spider solo pesa 50 kilos más que el Coupé.

Prueba del McLaren 600LT Spider

Por cierto: si ruedas a cielo abierto un día de sol, apenas leerás lo que pone en la pantalla del infotainment. Pero esto es algo que no molestará demasiado a quien pilote un McLaren. Tamaña diversión, claro, no sale barata. Deberás tener unos 250.000 euros en el bolsillo. Eso sí: a cambio, vivirás una experiencia que no se puede comparar con nada.

¿Cuál es tu coche ideal?

Conclusión

Lo mejor

Agilidad, frenos, repuesta del motor, sonido, diseño.

Lo peor

En cuanto le pisas el consumo se dispara. Y el precio es solo para unos pocos.

Lecturas recomendadas