Skip to main content

Prueba

Prueba: Hyundai i30 Fastback N. ¡Diversión en tres volúmenes!

Prueba: Hyundai i30 Fastback N
Nota

9

Con sus 6.000 euros de descuento, el precio final es de 33.250 euros

Nadie había contado con tamaño éxito: el compacto deportivo Hyundai i30N se ha vendido mucho mejor de lo esperado. Motivo suficiente para continuar expandiendo la marca N. Nos ponemos al volante de la primera variante. Prueba: Hyundai i30 Fastback N.

Al igual que en el Hyundai i30N 5P, esta berlina coupé también se ofrecerá en dos niveles de potencia: la versión estándar rinde 250 CV, y el i30 Fastback N Performance sube la apuesta a 275, además de incorporar diferencial con bloqueo y un par de extras más. Su aerodinámica sale ganando gracias a su carrocería de tres volúmenes: un CX de 0,297, frente a los 0,32 del compacto de cinco puertas.

Por delante apenas se diferencian. Sí en el lateral, como es obvio: el Fastback es 12 centímetros más largo que el compacto de 4,34 metros. Y la línea del techo cae hacia atrás dándole una silueta muy deportiva. En la zaga, el Fastback también lleva difusor y doble salida de escape. Su aspiración es dirigirse a la clientela 'premium', la misma que podría fijarse en un Mercedes CLA 45, que por cierto, es mucho más caro.

Precio: 33.250 euros, 6.000 euros de descuento incluidos

El interior es similar al del compacto, aunque aquí los aireadores están enmarcados en rojo, igual que las costuras de los asientos. Y el importantísimo botón N del volante ya no es azul, sino antracita. Los asientos, igual que en el i30 N normal, tienen una posición baja muy deportiva, el volante se puede regular en altura y encontrar una buena postura es coser y cantar. El velocímetro marca hasta 300 km/h, aunque este modelo llega a los 250.

Prueba: Hyundai i30 Fastback N

Y tiene un cambio manual de seis velocidades con un tacto muy preciso y deportivo. En la segunda fila el espacio es correcto, pero debido a la caída del techo, quienes midan más de 1,80 metros tendrán alguna dificultad para erguir la cabeza. Eso sí: el maletero es más amplio que en el i30 N normal.

¡Arrancamos!

El escenario que ha elegido Hyundai para la puesta de largo del Hyundai i30 Fastback N son las carreteras de Las Palmas de Gran Canaria. Cientos de kilómetros de asfalto perfecto y revirado hasta el infinito por culpa de una de las orografías más montañosas e irregulares que he visitado en los últimos tiempos. Manos a la obra. 

Prueba: Hyundai i30 Fastback N

Meto primera. Subo de vueltas y suelto poco a poco el embrague. El ronroneo del motor estimula mis tímpanos y me pone en la pista de lo que va a venir después. Aunque es manual, el i30 Fastback N va equipado con un sistema de Launch Control que optimiza la capacidad de aceleración máxima, ajustable entre las 3.600 y las 4.900 revoluciones.

Yo prefiero primero tomarme las cosas con más calma e ir de menos a más. Pero no os penséis por ello que me olvido de lo que llevo bajo el capó: el bloque de cuatro cilindros turbo de dos litros y 275 CV espera mis órdenes. Y la carretera ya se ha despejado de tráfico así que, ahora es mi momento. Tenso los músculos del Fastback 2019 más bruto de la gama activando el modo N (operación sencilla, que se hace pulsando un botón en la parte derecha del volante con el logotipo de una bandera a cuadros).

Prueba: Hyundai i30 Fastback N

El motor, la suspensión, la dirección, el diferencial, el ajuste de revoluciones, el sonido de escape y el control de estabilidad se ajustan para dar lo mejor de sí mismos y dejar al conductor (yo ahora mismo) como máximo protagonista del disfrute que va a venir a continuación. No espero más. Hundo el pedal del acelerador hasta el final de su recorrido.

Prueba Hyundai i30 Fastback N, precisión en cada curva

Apuro marchas y sin darme cuenta voy en tercera a las 5.000 vueltas para encontrarme con la primera curva. A la derecha un barranco de unos cuantos metros de caída me avisa de que no puedo hacer tonterías. Freno con todas mis fuerzas para notar que este Hyundai se ha tomado muy en serio cada apartado del chasis, por que la estabilidad ha sido brutal.

El sistema de frenos de alto rendimiento ha sido desarrollado para la ocasión con unas entradas de aire adicionales para refrigerar los discos cuando un trato despiadado como el mío lo exija. Bajo a segunda para inscribir el morro en una curva ciega de la que no sé que me voy a encontrar. ¿Ataco? ¿Acelero ya? Prefiero ser prudente y bajo aún más la velocidad.

Prueba: Hyundai i30 Fastback N

Que el I30 Fastback N vaya tan bien no parece tener un secreto a juzgar por lo que me dicen sus ingenieros: la suspensión está controlada electrónicamente y ajusta fielmente su respuesta en función de una serie de parámetros que la electrónica va analizando continuamente: giros, fases de aceleración, frenadas...

¿Qué pide Hyundai por todo esto? No es barato, pero no hay que tener complejos: son 33.250 euros (incluidos 6.000 euros de descuento) de un compacto deportivo que está al nivel de los mejores del segmento en cuanto a potencia y diversión. 

Conclusión

Lo mejor

Comportamiento deportivo, diseño, maletero, precio ajustado.

Lo peor

Espacio algo justo para la cabeza en la segunda fila.

  • Tipo de Motor

    Normal

  • Cilindrada

    1.998 cc

  • Par motor

    378 Nm /1.750 rpm

  • Potencia

    250 cv /6.000 rpm

  • Cambio

    Manual

  • Tracción

    Delantera

  • Capacidad maletero

    1.351 L

  • Aceleración 0-100

    6,4 s

  • Velocidad máxima

    250 km/h

  • Consumo oficial

    10,7/5,9/7,7 l/100km

  • Precio

    0

  • Garantía

    5 Años

  • Tipo de combustible

    -

Ver otros acabados de Hyundai i30 Todo sobre Hyundai i30

Y además