Noticia

Prototipos abandonados: Mazda RX-500 de 1970

Prototipos abandonados: Mazda RX-500 de 1970

Ignacio de Haro

17/03/2016 - 13:41

Aquí tienes la historia del prototipo abandonado Mazda RX-500, un vehículo conceptual que debutó por primera vez ante el público en 1970 durante el Salón de Tokio, pero que pronto cayó en el olvido. Sin embargo, hoy queremos contarte la historia de este interesante prototipo que equipaba, en posición central-trasera, un motor Wankel con dos rotores capaz de llegar a 14.000 revoluciones por minuto y de entregar 250 CV.

No te pierdas: Locura del día, un Porsche con motor rotativo de Mazda

Tras el peculiar Aurora Safety Car que te mostramos hace ya unas semanas, continuamos la saga de noticias sobre automóviles conceptuales olvidados con la historia del prototipo abandonado Mazda RX-500, probablemente uno de los más sorprendentes jamás fabricados por Mazda. Y es que este vehículo merece ser recordado no solo por su peculiar diseño, por sus puertas de tipo ‘ala de gaviota’, por su ligero peso o por su potente motor rotativo, también por las sorprendentes soluciones en el apartado de iluminación que incorporaba.

El Mazda RX-500 debutó durante el Salón de Tokio celebrado en el año 1970, deslumbrando al público con su aerodinámica carrocería en forma de cuña, que por cierto, recuerda bastante a la del C111, el curioso prototipo que creó Mercedes un año antes, en 1969. El RX-500 y el C111 no solo se parecen visualmente, los dos contaban con sendos motores tipo Wankel atmosféricos, de tres rotores en el caso del alemán y de dos en el japonés; con 280 y 250 CV de potencia, respectivamente.

Las similitudes no terminan ahí, pues los dos contaban con ligeras carrocerías -de plástico en el Mazda y de fibra de vidrio en el Mercedes- que permitían que el peso fuera realmente bajo en ambos, situándose el RX-500 en los 850 kilogramos. Gracias a esto, a su motor de 250 CV y a su aerodinámica silueta, este prototipo olvidado de Mazda podría superar holgadamente los 200 km/h. De hecho, la compañía japonesa aseguró haber rozado los 250 km/h en su circuito de pruebas con este coche.

Uno de los aspectos más sorprendentes del Mazda RX-500 son sus luces traseras. Con la intención de mejorar la circulación de la época, la marca desarrolló un sistema de iluminación que informaba en directo al resto de usuarios de la vía sobre lo que estaba haciendo el conductor del RX-500: una luz verde indicaba que estaba acelerando, una luz amarilla daba a entender que había levantado el pie del acelerador -sin pisar el freno- y las luces rojas convencionales variaban su intensidad en función de la energía aplicada a los frenos.

[yb:https://youtu.be/mA1CZcZK1z0]

Hasta hace relativamente poco, muchos pensaban que originalmente tres unidades del Mazda RX-500 fueron construidas, pues hay imágenes en las que aparece uno de color verde, otro plateado y un tercero amarillo. Sin embargo, cuando la firma nipona rescató el prototipo original en 2008 para restaurarlo, comprobaron que bajo la última capa de pintura que cubría su carrocería estaban escondidos otros tonos (verde y amarillo), por lo que llegaron a la conclusión de que realmente solo construyeron un ejemplar. En este enlace puedes ver varias imágenes del RX-500.

Fuente: WCF

Imagen de portada: Wikimedia

Lecturas recomendadas

Ignacio de Haro

Colaborador

Apasionado del mundo de las cuatro ruedas.

Buscador de coches