Logo Autobild.es

Este es el motor de cuatro cilindros más potente de entre los que están a la venta

Este es el motor de cuatro cilindros más potente que está a la venta

Muy por encima de los 400 CV.

Los motores de cuatro cilindros son los más populares del mercado por su versatilidad, por su regularidad y por ser mecánicas muy fiables. Gastan lo justo, responden bien y duran; un trío de características que cualquiera valoraría en el corazón de su motor. Sin embargo, también ejemplos de propulsores tetracilíndricos de alto rendimiento.

Es muy común encontrar ejemplos con más de 200 CV y es relativamente sencillo encontrar casos que están por encima de los 300 CV, pero el motor de cuatro cilindros más potente que está a la venta en la actualidad deja muy atrás esas cifras.

 

Se trata del bloque M139 de Mercedes, un bloque que la marca alemana emplea en las versiones AMG de sus modelos de acceso, es decir, lo Mercedes Clase A, Mercedes CLA y Mercedes GLA, todos ellos con la denominación ‘45’ en su apellido; pero también en el Mercedes-AMG C 63 S E Performance como parte de un sistema híbrido enchufable.

El propulsor es un motor de 2,0 litros y cuatro cilindros con turbo, lo que le permite desarrollar una potencia de 387 CV, pero que es capaz incluso de ser llevado un nivel más allá, como demuestra la versión S de los mencionados modelos, en los que el rendimiento es de 421 CV, acompañados de un par máximo de 500 Nm.

Siempre va asociado a una caja de cambios automática de doble embrague y ocho velocidades, así como al sistema de tracción integral 4MATIC+, un combo que hace que el resultado sea siempre muy rápido. Valga como ejemplo el A 45 S, que es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 3,9 segundos y de alcanzar una velocidad máxima de 270 km/h.

Aunque Mercedes-Benz ya tenía el título de motor tetracilíndrico más potente del mundo en el bolsillo, el fabricante alemán quiso ir un paso más allá en el mencionado Mercedes-AMG C 63 S E Performance, en el que montó el propulsor M139L, que añadía un giro extra con la sobrealimentación mediante un turbocompresor eléctrico.

Esto permite exprimir todavía más rendimiento del modelo, que alcanza 476 CV de potencia y par máximo de 545 Nm, cifras inalcanzables para cualquier otro tetracilíndrico del mercado.

Esto ha hecho que Mercedes, en su política de ‘downsizing’ para reducir el consumo emisiones de las versiones deportivas de sus modelos de segmentos superiores, tenga una base sobreasaliente para crear sistemas de propulsión PHEV con corazón tetracilíndrico, pero que no pierdan mucho rendimiento respecto a los V8 en los que se confiaba anteriormente.

En el C 63 S E Performance, por ejemplo, se combina con un motor eléctrico que actúa sobre el eje trasero y añade 204 CV y 320 Nm adicionales, consiguiendo que la potencia conjunta sea de 680 CV y el par máximo alcance nada menos que 1.020 Nm. El resultado es el esperable: aceleración de 0 a 100 km/h en 3,4 segundos y una velocidad máxima de hasta 280 km/h.

Por el momento la compañía germana no ha acoplado su tetracilíndrico a más modelos AMG.

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Autobild España.