Skip to main content

Noticia

La policía atrapa al nuevo conductor de Regreso al Futuro

La policía atrapa al nuevo conductor de Regreso al Futuro
Tras adquirir su DeLorean DMC-12, Spencer White no pudo resistir la tentación de alcanzar las 88 mph, velocidad a la que el deportivo viajaba en el tiempo en Regreso al Futuro. Tuvo la mala suerte de cruzarse con la policía que, eso sí, se tomó la situación con mucho humor.

El nuevo DeLorean tiene el doble de potencia

Cualquier seguidor fiel de Regreso al Futuro es, por defecto, un enamorado del DeLorean DMC-12. El deportivo de acero inoxidable, de truculento pasado y que ha vuelto a la vida en forma de tirada limitada gracias a la ‘Low Volume Motor Vehicle Manufacture Act’ estadounidense, es todo un icono del celuloide y de los aficionados del motor. Hacerse con uno de los originales es bastante complicado pero, si lo consigues, como es el caso de Spencer White, hay una cosa que te ves obligado a hacer sí o sí: alcanzar las 88 millas por hora, velocidad a la que en las películas se conseguía viajar en el tiempo. Lástima que esto sea la vida real.

VÍDEO: ¡Probamos el DeLorean original!

White, enamorado tanto de la saga cinematográfica como del coche, adquirió su DeLorean hace poco y decidió dar una vuelta en él con su madre para enseñárselo. Durante el paseo, al incorporarse a una autopista vio que circulaba a 85 mph y no pudo resistir la tentación. “Pensé, vamos a llegar hasta las 88, solo estoy a tres”, afirma. Apretó el acelerador y mientras mantenía la mítica velocidad durante unos segundos, tuvo la mala suerte de cruzarse con una patrulla de carretera, que tras cazarle con un radar móvil salió tras él y le dio el alto.

Al acercarse al coche, el oficial le dijo, sin poder evitar llevar una sonrisa en la cara, que iba “exactamente a 88 millas por hora”, mientras le enseñaba como el dato estaba grabado en la pistola radar. Tras las risas de todos los allí presentes, el policía le preguntó en tono jocoso que si tenía un condensador de flujo en el coche. “Quizá si lo hubiera tenido me hubiera dejado marchar”, cuenta divertido White. Eso sí, a pesar del ambiente distendido de la situación, no se libró de una cuantiosa multa por exceso de velocidad que le costó varios cientos de dólares.

Fuente: Carbuzz.

Y además