Skip to main content

Noticia

Piden que el Gobierno suba el impuesto de venta de coches entre particulares

Impuesto de transmisiones
Creen que así se venderán menos coches viejos

La Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (Ganvam) ha pedido al Gobierno un incremento del impuesto que grava la venta de coches entre particulares. La petición supone una subida de cuatro puntos porcentuales (hasta el 8 %) en el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP) para "evitar" las operaciones entre particulares de vehículos con mucha antigüedad.

Con esta medida, los vendedores creen que se dinamizaría la demanda de vehículos de segunda mano y se favorecería el rejuvenecimiento del parque automovilístico, que tiene una edad media de 12 años.

Así lo ha explicado en rueda de prensa el presidente de Ganvam, Lorenzo Vidal de la Peña, en un acto previo a la apertura, mañana, del Salón del Vehículo de Ocasión de Madrid.

Vidal de la Peña ha hecho hincapié en que, aunque se está recuperando el stock de vehículos jóvenes, aún no hay oferta suficiente para atender toda la demanda, por lo que el valor residual de modelos de hasta cinco años sigue aumentando; en concreto, el año pasado el precio de reventa se incrementó un 10 %.

Hasta mayo las ventas de vehículos usados han crecido un 4,9 %, hasta las 859.400 unidades, ha detallado Vidal de la Peña.

A pesar del dato, Ganvam prevé que una de las tendencias de futuro del mercado de ocasión supondrá la bajada del volumen de operaciones de compraventa de vehículos entre particulares, que actualmente suponen cinco de cada diez compras. Esto lo respalda, según la asociación, la cifra de crecimiento del acumulado del año, que muestra un crecimiento de un 5 % de las ventas entre usuarios privados frente a la subida del 30 % de las operaciones de concesionarios y compraventas.

Para Ganvam, el hecho de que en el futuro se tienda a un mercado de vehículo de ocasión donde la oferta sea de vehículos de empresa, renting (alquiler a largo plazo) y carsharing (por lo tanto, de coches poco rodados), hará que los posibles compradores no consideren el kilometraje del vehículo como una variable determinante para la adquisición.

En este sentido, por primera vez aparece en el Libro Blanco del VO de Ganvam que el equipamiento de seguridad de los coches es el principal factor de compra (con una puntuación de 4,24 puntos de 5), por encima del precio (3,95) y del kilometraje (3,83).

Por último, Vidal de la Peña ha pedido a la administración un "plan estructural" de achatarramiento de vehículos que incluya los coches de ocasión de hasta tres años que ayude a retirar de la circulación los vehículos más antiguos. 

Los coches eléctricos usados son demasiado caros 

El presidente de Ganvam también ha hecho alusión a los coches eléctricos de segunda mano. En su opinión, la renovación de las flotas de coches eléctricos dedicados a servicios de coche compartido nutrirá la oferta del mercado de ocasión de estos modelos y permitirá que el precio deje de ser un "obstáculo para la compra".
 

Vidal de la Peña ha afirmado que aún no hay una muestra suficiente para saber cuánto se reducirá su tarifa, pero sí ha subrayado que "a través del carsharing se promocionará la venta del vehículo eléctrico".

De hecho, según datos del sector que maneja Ganvam, la fórmula del coche compartido asumirá el 20 % de los desplazamientos con vehículo privado en las grandes ciudades y supondrá "una fuente de aprovisionamiento" para el mercado de ocasión.

Esta tendencia, unida al alza del renting a particulares, ampliará la oferta de modelos usados "jóvenes y eficientes" en el futuro y permitirán que en 2018 las ventas del vehículo de ocasión superen los 2,1 millones de unidades, lo que supondrá un aumento del 5 %, según las previsiones de la patronal.

 

Fuente: EFE

Y además