Skip to main content

Noticia

Motor

La DGT advierte: los peligros de llevar una botella de agua en el coche

botella agua McLaren Senna

Mantenerse hidratado al volante es fundamental, pero llevar una botella de agua dentro del coche puede ser peligroso si no se tienen en cuenta una serie de recomendaciones.

La Dirección General de Tráfico advierte de que no beber es tan peligroso como ir borracho al volante. Suena contradictorio, pero los estudios realizados demuestran que los conductores que viajan con un nivel de hidratación insuficiente cometen el doble de errores que si estuvieran adecuadamente hidratados. Hasta el punto de que los conductores poco hidratados cometen el mismo número de errores que aquellos que están bajo los efectos del alcohol.

El líquido más recomendable para mantener un nivel óptimo de hidratación es el agua. Por eso es recomendable lleva una botella de agua en el interior del vehículo, pero teniendo en cuenta una serie de recomendaciones para que lo que es una ayuda no se convierta en un peligro.

Los peligros de llevar una botella de agua en el coche

El portal de compra y venta de vehículos OcasionPlus ha publicado un informe en el que alerta de los peligros de llevar una botella de agua (u otra bebida) dentro del vehículo. Se pueden agrupar en dos situaciones: durante y después del viaje.

Los peligros de llevar una botella de agua durante el viaje

  • Si viajas solo debes llevar la botella en un sitio de fácil acceso, pero también donde vaya bien sujeta. De lo contrario puedes ser víctima del efecto elefante. Este es el que se produce como resultado de las leyes de la física que hacen que un objeto lanzado a alta velocidad multiplique por mucho su peso en parado; y hace que un objeto suelto en el interior del habitáculo se convierta en un peligroso proyectil que pone en riesgo la seguridad de los ocupantes del vehículo en caso de accidente.
    Ante un frenazo brusco a 60 km/h, una botella que pesa un kilo tendría una fuerza equivalente a 60 kilos. La recomendación pasa por llevarla siempre en un compartimento como la guantera o el posavasos del coche para evitar que se desplace.
    Efecto elefante
  • Además del impacto que puede causar, una botella suelta en el habitáculo puede convertirse en un obstáculo que impida frenar en el momento necesario. 
    "Una botella en el suelo, sobre todo si contiene agua, rueda con el movimiento y puede llegar hasta la posición del conductor e interferir en los pedales bloqueándolos y provocando un susto en el mejor de los casos, o la pérdida de control del vehículo en el peor", afirma el estudio de OcasionPlus.
  • Beber en marcha puede ser motivo de sanción. A la lista de "¿me pueden multar por conducir con chanclas, sin camiseta o comiendo un bocadillo?" se suma el "¿me pueden multar por beber agua mientras conduzco?". La respuesta en todos los casos es la misma: aunque la acción en sí no está recogida de forma expresa en el Reglamento General de Circulación, si un agente considera que se pone en riesgo la seguridad vial sí puede sancionar el hecho de beber agua mientras se conduce con una multa de 80 euros. 
    Al coger la botella, se quita una mano del volante y se aparta la vista de la carretera durante unos 4 segundos, lo que a una velocidad de 100 km/h supone recorrer 113 metros a ciegas.    

Los peligros de dejar una botella de agua dentro del coche

Llegado al lugar de destino, lo recomendable es recoger la botella de agua y llevarla con nosotros. Dos razones avalan este consejo:

  • En verano, en el habitáculo del coche se pueden alcanzar los 50 grados en pocos minutos. De esta forma, cualquier microorganismo que haya entrado en contacto con el agua, puede reproducirse rápidamente. Si una botella ha estado expuesta al sol, lo más recomendable es no beberla para evitar cualquier infección. Tampoco se recomienda rellenar el agua de una botella de plástico que lleva tiempo en el coche ya que puede contener cientos de gérmenes.
  • El plástico de la botella puede producir un efecto lupa sobre un material inflamable del coche como la tapicería o las alfombras.
    Cierto es que las posibilidades de que esto suceda son remotas: la botella debe ser redonda, la energía del sol tiene que concentrarse en un solo punto y la luz debe pasar a través de ella y del agua en ángulo recto.
    Aunque es difícil que llegue a generar un incendio, sí podría provocar agujeros en la tapicería porque el punto exacto puede superar una temperatura de hasta 400 grados.

Más:

DGT

Y además