Skip to main content

Noticia

Nico Rosberg nos da un paseo en su propio Mercedes-Benz 300 SL Gullwing

Mercedes-Benz 300 SL Gullwing Coupé

Nico Rosberg, campeón del mundo de Fórmula 1 de 2016, nos ha abierto las puertas de una de sus posesiones más preciadas, el Mercedes-Benz 300 SL Gullwing Coupé, para darnos de primera mano una vuelta por las siempre impresionantes calles de Mónaco.

Ser campeón del mundo de Fórmula 1 te abre muchas puertas, entre ellas, las de tener un poderío económico suficiente como para tener en tu garaje prácticamente lo que se te antoje. Y si no, que se lo digan a Nico Rosberg, que disfruta desde finales de 2016 de un retiro dorado en el que le saca partido a todo lo amasado durante su carrera. Pues bien, uno de los caprichos más brillantes del teutón es, nada más y nada menos, un Mercedes-Benz 300 SL Gullwing Coupé. Sí, el 'alas de gaviota original'. ¿Y por qué te contamos precisamente hoy todo esto? Porque el bueno de Nico ha tenido la deferencia de grabar un vídeo en su canal de Youtube al volante de tan preciada máquina, haciéndonos sentir partícipes de un paseo de lo más especial.

Increíble, ¿verdad? Pocos vehículos hay con tanta historia detrás como éste, que llegó en el año 1954 -la unidad que conduce el piloto es de 1955- al mundo de la producción. En total son 64 años desde que el primer 300 SL pisara la calle, pero lo cierto es que existirán pocas unidades en el mundo tan impresionantes como la de Nico Rosberg. Ese color blanco crema de la carrocería es toda una declaración de intenciones en lo que a elegancia se refiere. El interior, por su parte, no es menos, a pesar del gran contraste que causa la tapicería de color rojo que luce, además de los tonos beige de algunos detalles.

No te pierdas: El 'alas de gaviota' de Mercedes, puro arte en movimiento

Una de las partes más interesantes del vídeo, tal y como has podido comprobar, llega cuando Rosberg nos habla del proceso que hay que seguir para arrancar una máquina del calado de este Mercedes-Benz 300 SL Gullwing Coupé, que poco o nada tiene que ver con lo que vivimos hoy en día. Sí, puede que no sea lo más cómodo del mundo, pero tiene un encanto que hoy en día es absolutamente inalcanzable.

Tener un clásico como éste en tu garaje es, además, un ejercicio de cuidados intensivos hacia un coche. Tal y como nos cuenta Nico Rosberg, es imprescindible -mucho más que ahora incluso- esperar a que todas las temperaturas del coche estén en su sitio para empezar a sacar partido de él, sin olvidar otras peculiaridades como por ejemplo el utilizar lo menos posible el embrague. Seguro que todos y cada uno de nosotros afrontaríamos gustosos estas incomodidades, siendo más complicado el poder pagar la factura que supondría hacerse con una unidad como la del ex piloto, y es que estamos hablando de más de 2 millones de dólares como poco...

Y además