Skip to main content

Noticia

Tecnología

La NASA podría haber inventado el motor sin combustible

La NASA podría haber inventado el motor sin combustible

La NASA podría haber inventado el motor sin combustible. Hace unos días, se publicó por parte de un fanático de la NASA, un borrador en el que se podía leer las investigaciones que se han llevado a cabo para conseguir un motor rotatorio que no utilice combustible. Por el momento, tendremos que esperar para verlo. ¿Cambiaría el transporte tal y como lo conocemos?

No te pierdas: La cámara de la NASA que muestra las llamas de un cohete

¡No es ninguna broma! La NASA podría haber inventado el motor sin combustible. Un grupo de científicos han publicado un borrador en el que se puede atisbar la tecnología de propulsión espacial EmDrive. Tras algunos errores, se pudieron medir 1,2 milinewtons/kw. El pasado cinco de noviembre se produjo la filtración. ¿El responsable? Phil Wilson, más conocido como 'el viajero'. Los moderadores del foro tomaron la decisión de borrar el contenido puesto que se prevé que el Instituto Americano de Aeronáutica (AIAA) lo publique durante las próximas semanas. 

El motor sin combustible

Nuestros compañeros de Next Big Future han publicado el documento ya que aseguran que es algo de "dominio público".  Este estudio muestra el trabajo de los ingenieros de la NASA desde el año 2006 para producir motores rotatorios. ¿Estamos ante un hito tecnológico? Tendremos que esperar para verlo. 

Vídeo: Date una vuelta en3D por la Estación Espacial Internacional

El equipo de investigadores que forma parte de NASA Eyeworks ha conseguido que este nuevo propulsor ofrezca 3,33-6,67 micronewtons/kw. Además, durante la prueba el que podría convertirse en el propulsor sin combustible consiguió rotar 270º durante 32 minutos. EmDrive, que así es posiblemente como se denomine, monta un magnetrón que produce unas diminutas ondas que se dirigen a un recipiente de metal cónico, cerrado y aislante. Para que te hagas una idea, funciona como una cavidad resonante. 

Cabe destacar que es necesaria la instalación de una fuente de energía que produzca las ondas. Si este experimento consigue asentar sus bases, el mundo del transporte se podría ver alterado. 

Fuente: Europa Press

Lecturas recomendadas