Noticia

Coches 4x4

Mercedes GLC: el hermano mediano se vuelve moderno

Emilio Salmoral

18/06/2015 - 20:32

El Mercedes GLC acaba de hacer su estreno mundial en la sede de Hugo Boss en Alemania. El SUV mediano de la marca alemana, y sustituto de GLK, llega con una imagen mucho más actual, motores más eficientes y asistentes de conducción más avanzados. Tendrá un precio de salida en España de 47.900 euros, y las primeras unidades llegarán a finales de septiembre.

Parece que el matrimonio entre Mercedes y Hugo Boss va sobre ruedas: ambas compañías, todo un referente en sus respectivos sectores, parecen empeñadas en ir de la mano para mostrar a sus clientes un estilo de vida premium en el que coche es más que un producto y está íntimamente ligado al mundo de moda. Esta es la razón por la que la sede de Hugo Boss en Metzingen (Alemania) ha sido el escenario elegido para la presentación mundial del Mercedes GLC

Presentación Mercedes GLC sede hugo boss

La espectacular modelo checa Petra Nemcova ha sido la encargada de dar la bienvenida al nuevo GLC, y ha acaparado la atención de las cámaras. En la siguiente galería puedes ver algunas fotos de la modelo durante la premier del todocamino:

Y aquí tienes el vídeo resumen de la presentación:

La primera novedad del SUV mediano de la marca de la estrella es su nombre: de acuerdo con la nueva designación de los modelos, el GLK desaparece para dar paso al GLC. A simple vista, la segunda generación del todocamino germano experimenta una evolución estética que ya era necesaria y que ofrece un resultado realmente atractivo: sin duda, el nuevo Mercedes es un coche que entra por los ojos. Ahora luce un diseño más moderno basado en el prototipo GLC Coupé Concept que, en mi opinión, lo coloca por delante de alguno de los rivales de su segmento -que ya tienen una imagen algo más vista-.

El GLC cuenta con unas dimensiones superiores a las de su predecesor (4.656 mm de largo, 120 más-; 1.890 de ancho, 50 más-; y 1.639 de altura, 9 más), una batalla más larga (118 mm adicionales) y un mayor equipamiento. Sin embargo, es 80 kilos más liviano (1.845) gracias, sobre todo, a una carrocería más ligera que ha sido desarrollada completamente de nuevo. Las primeras unidades del nuevo modelo llegarán a España el 24 de septiembre. Su precio de partida es de 47.900 euros.

Mercedes GLC: más espacio interior

El mayor tamaño del Mercedes GLC tiene su reflejo en el habitáculo, que también ha sido actualizado y que ahora ofrece más espacio para los ocupantes en todas las plazas -delanteras y traseras- y en la zona del maletero. Destaca sobre todo el espacio para las piernas en la banqueta trasera (crece 57 mm hasta 948). En cuanto al maletero, aumenta tanto su capacidad (el volumen disponible detrás del banco trasero crece en unos 80/110 litros hasta un total de 580, y el total crece en 50 hasta 1.600) como la funcionalidad (gracias a una superficie plana con aprovechamiento más efectivo del espacio y una mejor disposición de los componentes).

mercedes glc interior 2

De nuevo en el interior, el Mercedes GLC recurre a materiales premium como la napa o las molduras de madera. Un elemento destacado es su panel táctil, que permite manejar las funciones de la unidad central mediante gestos e incluso introducir letras, cifras y caracteres especiales mediante la escritura. Por encima de la consola central, en el centro, se encuentra un display multimedia, integrado parcialmente en la forma del tablero.

Motores del Mercedes GLC

Mecánicamente, el nuevo SUV apuesta por motores más eficientes que reducen el consumo de combustible y las emisiones de CO2 hasta un 19%. Inicialmente, los modelos disponibles serán el GLC 220 d 4MATIC de 170 CV, el GLC 250 d 4MATIC de 204 y el GLC 250 4MATIC de 250 (este último no estará disponible en el mercado español). Todos cuentan con tracción integral permanente 4MATIC con una distribución 45:55 entre el eje delantero y el eje trasero. Está previsto que el próximo año llegue la versión con tracción a las dos ruedas. 

versiones mercedes glc

() Cifras del modelo antecesor


La marca germana también ofrece una versión híbrida enchufable, la GLC 350 e 4MATIC, que ofrece una potencia total de 155 + 85 kW (211 + 116 CV), alcanza una velocidad máxima de 235 km/h, acelera de 0 a 100 km/h en 5,9 segundos, emite 60 g de CO2/km y es capaz de recorrer 34 km en modo eléctrico. Las versiones GLC 220 d 4MATIC, GLC 250 d 4MATIC y GLC 250 4MATIC incluyen de serie el cambio automático 9G TRONIC, mientras que la GLC 350 e 4MATIC está asociada al 7G-TRONIC PLUS. Los precios de las versiones comercializadas en España son 47.900 euros para el GLC 220 d 4MATIC y 49.900 euros para el GLC 250 d 4MATIC. En septiembre se comunicará el precio del GLC 350 e (que estará disponible a finales del 2015).

Suspensión neumática Air Body Control y asistentes de conducción

El nuevo GLC incorpora de serie el tren de rodaje Agility Control con suspensión mecánica y sistema de amortiguación variable. Su sistema de control de dinamismo Dynamic Select incluye cinco programas de conducción (Eco, Confort, Sport, Sport+ e Individual). Además, hay disponible un paquete técnico Offroad que incluye visualización dinámica en tiempo real en el display multimedia del sistema Comand, control de descenso (Downhill Speed Regulation, DSR), cinco programas de conducción todoterreno, protección de bajos, función de luces para todoterreno y altura de marcha del vehículo aumentada en 20 mm (suspensión mecánica) o 50 mm (Air Body Control).

Los sistemas de asistencia a la conducción son otro de los platos fuertes del Mercedes GLC. El todocamino mediano ofrece prácticamente todos los asistentes ya vistos en la Clase C, E y S: conectados entre sí dan lugar a lo que la marca germana denomina Intelligent Drive, un sistema global que fusiona los datos de diferentes sensores haciendo la conducción más segura y confortable.

De serie se incluyen el Collision Prevention Assist Plus, el asistente para viento lateral, la conexión automática de las luces de cruce y el Attention Assist. El paquete de asistencia a la conducción Plus permite disfrutar de un nivel de seguridad activa aún más alto, con los sistemas Distronic Plus con servodirección inteligente y Stop&Go Pilot, freno Pre-Safe con detección de peatones, Bas Plus con asistente para cruces, control activo de ángulo muerto, detector activo de cambio de carril y Pre-Safe Plus. Otras tecnologías destacadas son el asistente para señales de tráfico con función de advertencia de marcha en sentido equivocado, la cámara de 360°y la ayuda activa para aparcar con detección de huecos (permite estacionar de forma totalmente automática en línea y batería).

Al igual que otros modelos de la marca, el servicio Mercedes connect me también está disponible en el nuevo SUV. Aparte de las funciones estándar como eCall, gestión de accidentes, asistencia en carretera o tramitación del servicio postventa, la aplicación de servicios Remote Online permite disfrutar de numerosas funciones de confort vía smartphone, como el rastreo hasta el vehículo aparcado, el control de la calefacción independiente, el bloqueo y desbloqueo del vehículo a distancia o la consulta de diferentes informaciones de estado (lectura del cuentakilómetros, nivel del depósito de combustible o la autonomía restante).

Equipamientos

La marca de la estrella ya ha anunciado durante su presentación mundial que, a partir del modelo básico, se ofrecerán dos acabados, Exclusive y AMG Line. Asimismo, y manteniendo la tradición, también habrá una edición especial de lanzamiento, el GLC Edition 1. Los modelos disponibles para el mercado español cuentan con un mayor equipamiento de serie e incluyen línea exterior Exclusive (llantas de 18 pulgadas, barras del techo en aluminio y escapes cromados), Audio 20CD,  Touchpad Cobra, faros LED estáticos, paquete de iluminación interior, arranque sin llave, red separadora, Tirefit, alfombrilla de velours y depósito de mayor capacidad.

Exclusiva: ¡nos montamos en el futuro Mercedes GLC!

Poco antes de la presentación oficial del Mercedes GLC, AUTO BILD tuvo la oportunidad de subirse por primera vez al Mercedes GLC, y comprobar en vivo y en directo sus sorprendentes cualidades offroad. Y además, pudimos ver la que hasta entonces era la versión (casi) definitiva. ¡No te la pierdas en la siguiente galería!

El nuevo todocamino toma como base la plataforma W205 del Clase C 2014 -de ahí la 'C' de su nombre-, con el que la marca germana intentará plantar cara al BMX X3, Range Rover Evoque, Audi Q5 y Porsche Macan. Aquí te recordamos nuestras impresiones tras montarnos en el Mercedes GLC hace solo unos días:

42 grados y el conductor sigue pisando el acelerador. Y más, y más. El objetivo es no quedarse parado. La gravilla sale despedida, algunas piedras, también. Pero este vehículo de preserie sigue subiendo con decisión, nada lo detiene. 42 grados significa un 93% de pendiente sobre un tramo de 100 metros, hacia arriba. En un suelo inestable y plagado de baches. Las ruedas son unas Yokohama Advan 235/55 R 19. Bienvenidos a mi primera experiencia en el futuro Mercedes GLC, aunque sea desde el asiento del copiloto.

Y no resulta tan obvio tanto poderío fuera del asfalto cuando, esta unidad apenas camuflada, delata un SUV que en apariencia poco tiene que ver con un todoterreno radical, sino una evolución lógica del burgués GLK. Sustituye la C, sencillamente, porque ahora pertenece a la Clase C. Todo un Mercedes preparado para lidiar con rivales de la talla del Audi Q5, el BMW X3 o el Land Rover Discovery Sport. Y el conductor que tengo a mi lado, ingeniero responsable del desarrollo de este modelo, está empeñado en demostrarme que tiene mucho que ofrecer también fuera del asfalto. De modo que hemos entrado en una pista de terreno tan deslizante como irregular, con zonas de vadeo incluidas (profundidad máxima admitida por el GLC: 30 centímetros). De momento solo puedo experimentarlo desde el asiento del copiloto: en julio, nos pondremos al volante.

Arañamos la carrocería rozando un peñasco (los estribos opcionales tienen la culpa), luego nos internamos por un terreno fangoso. Y no lo hace nada mal para ser un coche al que le faltan algunos elementos típicos de un todoterreno: no hay rastro de una reductora como Dios manda ni de un diferencial autoblocante. En su lugar, una primera marcha con desarrollo muy corto de la nueva caja automática de nueve velocidades, y el control de tracción electrónico con intervención de frenada. Nuestra unidad de pruebas lleva el paquete Offroad opcional, con un morro con un ataque más generoso y protector de bajos, así como la nueva Airmatic. 

El ingeniero de Mercedes, mientras conduce, me dice que esto último es de lo que se sienten más orgullosos: “Por primera vez, hemos combinado la actuación de la suspensión neumática con los amortiguadores”. La suspensión, que filtra constantemente, junto a la amortiguación variable no siempre suele tener un resultado óptimo. Pero en el caso del GLC, ofrece diferentes cámaras de aire en el sistema de suspensiones, que permiten una regulación en dos fases delante, y tres detrás.

El monitor de la consola central muestra por medio de un gráfico en tiempo real, gracias a un menú ‘offroad’. Así, podemos ver cómo trabaja el chasis y la posición (inclinación, o incluso escorzo) del vehículo. Puedes elegir entre cinco programas ‘offroad’, y ahora rodamos en el modo más extremo: suspensiones en su configuración más dura, el máximo espacio respecto al suelo (el mínimo es 50 milímetros sobre la posición normal), y solo con la primera marcha. 

Además, el control de tracción nos da más agarre sobre el barro deslizante. “Esto solo hace falta en terrenos realmente resbaladizos”, me dice el ingeniero mientras se afana al volante. “Elevamos la altura al suelo”, continúa el responsable de Mercedes, y pone el mando en modo “Libre de balanceos”. Algo completamente nuevo. “Esto controla los bandazos de la carrocería cuando ruedas rápido”, informa. Funciona a veces. Su verdadera ventaja es poder regular hasta ese nivel la altura respecto al piso, algo totalmente nuevo en este segmento. Para que te hagas una idea: el Land Rover Discovery Sport permite llegar hasta los 212 milímetros; el GLC alcanza los 230. El ingeniero me cuenta que el GLK no sería capaz de seguir a este sucesor fuera del asfalto. 

Y, aparte de todo esto, el GLC ofrece más espacio interior. En las plazas delanteras me encuentro con el refinado (y acertado) ambiente de la Clase C, aunque la consola central lleva una ubicación algo más elevada. Y según el portavoz de Mercedes, el objetivo es “más manejabilidad y más confort”. La carga tirada aumenta de las 2,4 toneladas conocidas hasta ahora a las 2,5.

El GLC al que yo me he subido monta una dos litros de 211 CV y 350 Nm. “Suficientes”, me dice el ingeniero de Mercedes, y añade: “Pero, ¿qué coche se comporta como este?”. Tengo que reconocer que tiene toda la razón.

Si quieres ver cómo van los dos motores diésel que llegarán a España, de 170 y 204 CV, pincha aquí.

Lecturas recomendadas

Todo sobre Mercedes

Mercedes

Versiones de Mercedes Clase GLK

Ver todos los acabados

Buscador de coches