Logo Autobild.es

Mercedes GLC o BMW X3, ¿quién tiene la mejor versión híbrida ligera?

BMW X3
Foto del redactor Mario Herráez

Tecnología base en los SUV premium

Como suele decirse, “hecha la ley, hecha la trampa”. En el mercado español tener una etiqueta ECO implica ventajas importantes respecto a una C y la forma de obtenerla es bastante sencilla: basta con hacer un sistema bifuel con GLP o, todavía más sencillo, aplicar tecnología microhíbrida que apoye al motor térmico.

La segunda solución es una de las más populares entre los fabricantes, porque supone una inversión muy moderada, a nivel técnico no es excesivamente compleja y, aunque sea pequeño, le da un ‘punch’ extra al sistema de propulsión cuando necesita rendimiento, mientras que ayuda, aunque sea ligeramente, a reducir emisiones y gasto de combustible.

Es una tecnología cada vez más habitual que es especialmente indicada en el caso de los SUV, voluminosos y pesados, en los que bajar el consumo homologado incluso un poco, siempre es bien recibido. 

Los Mercedes GLC y BMW X3, rivales en el segmento de los todocaminos medios premium, han apostado por ello de manera contundente. ¿quién tiene la mejor versión híbrida ligera?

 

Lo cierto es que ambos modelos directamente han descartado las versiones térmicas puras en sus respectivas gamas y se ofrecen únicamente con variantes electrificadas. Son las híbridas enchufables las que suelen estar en la parte alta de las mismas, pero el grueso son motorizaciones MHEV que les otorgan la etiqueta ECO de la Dirección General de Tráfico (DGT).

Las versiones híbridas ligeras del BMW X3

El BMW acaba de actualizarse y es que hace prácticamente unos días que ha desvelado su cuarta generación, que trae consigo bastantes novedades, aunque lo que nos interesa está en su oferta de motores.

Dejando a un lado el X3 30e xDrive híbrido enchufable, que tiene 299 CV y homologa una autonomía eléctrica de 86 km, el resto de las opciones con las que está disponible son microhíbridas.

La de acceso es la diésel X3 20d xDrive, que desarrolla 197 CV y registra un consumo de 5,6 – 6,5 l/100 km. Por encima está el gasolina X3 20 xDrive, que ya entrega 208 CV y tiene un consumo algo mayor, de 6,9 – 7,6 l/100 km. El tope de gama es el X3 M50 xDrive, con 398 CV y un consumo homologado de 7,7 – 8,3 l/100 km.

El más barato es el gasolina menos potente, que ya cuesta 70.497 euros. La horquilla de precios va hasta los 89.000 euros que hay que desembolsar por la versión superior.

Las versiones híbridas ligeras del Mercedes GLC

El caso del Mercedes es muy similar, aunque su última puesta al día data de 2023. Como su rival, ha hecho de la microhibridación su estado base y la aplica tanto a motores de gasolina como a mecánicas de gasóleo, en todos los casos con un pequeño motor eléctrico que apoya añadiendo 23 CV extra.

Empezando por los primeros, están el GLC 200 4MATIC, que desarrolla 204 CV y consume 7,2 l/100 km; y el GLC 300 4MATIC, que sube hasta los 258 CV y homologa un gasto de combustible de 7,4 l/100 km.

Pasando a los diésel, la oferta arranca con el GLC 220 d 4MATIC, que entrega 197 CV y gasta solo 5,2 l/100 km; y sigue con el GLC 300 d 4MATIC, con 269 CV y un consumo de 5,6 l/100 km. 

Sin embargo, la marca de la estrella también ha optado por este tipo de tecnología para mover a una de las versiones deportivas del modelo, a la AMG GLC 43 4MATIC. En su caso el bloque eléctrico solo aporta 14 CV, pero el resto del sistema desarrolla 421 CV, lo que le permite acelerar de 0 a 100 km/h en 4,8 segundos homologando un gasto de combustible de 10,3 l/100 km.

El precio más asequible corresponde al GLC 200 4MATIC, que está disponible desde tan solo 60.977 euros.

¿Cuál de los dos SUV premium tiene mejores versiones híbridas ligeras?

Tanto BMW como Mercedes han adoptado la filosofía de dotar a la mayoría de sus modelos de una gama electrificada prácticamente al completo. Es algo que se puede ver en la mayoría de sus lanzamientos recientes, en los que como mínimo se encuentran sistemas de propulsión microhíbridos.

Es una manera fácil de conseguir la etiqueta ECO en España, pero también de ayudar a reducir, aunque sea un poco las emisiones medias de su gama de automóviles en Europa.

Ahora bien, entre GLC y X3, ¿cuál de los dos tiene mejores variantes MHEV? La balanza cae del lado del Mercedes por varias razones.

La primera es que aunque ambos modelos tienen un punto de partida similar en rendimiento, el precio de acceso del GLC es unos 10.000 euros más barato. Es cierto que un comprador de vehículos premium no es tan sensible a las variaciones de precios, pero aquí hablamos de un salto suficiente como para jugar a favor del Mercedes.

La segunda es que tiene una oferta mecánica más variada (tres opciones de gasolina y dos diésel) que la de su rival, y que además tiene unas potencias más escaladas, con niveles de rendimiento intermedios que no hay en el BMW.

Por último, para quienes busquen variantes de altas prestaciones, el AMG tiene unos cuantos caballos más que el M50, aunque también es bastante más Gastón, lo que puede que los deje en un empate técnico.

Descubre más sobre , autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en Autobild España.