Noticia

Mercedes-AMG G 63: 585 CV de poderío todoterreno

Mercedes-AMG G 63
Alex Morán

La bestia en su máxima expresión.

La nueva generación del Mercedes Clase G ha hecho acto de presencia para ratificar el ‘cambiar para que todo siga igual’. Todoterreno perenne e imperturbable, hasta hoy solo se comercializaba en su variante G 500, pero la marca acaba de presentar el Mercedes-AMG G 63, su cara más salvaje y que se mostrará de manera oficial en el próximo Salón de Ginebra 2018.

VÍDEO: Mercedes Clase G, ¿te atreverías a meterlo por aquí?

Mercedes-AMG G 63: diseño

Su imagen, basada en el actual Clase G, no presenta diferencias radicales, pero si detalles específicos de AMG, como el diseño de la parrilla o los detalles en color plata, los pasos de rueda se han ensanchado, las llantas son de 22 pulgadas, las pinzas están acabadas en rojo y los grupos ópticos utilizan tecnología LED High Performance. Además, la carrocería es más ligera y se ha mejorado su rigidez torsional (junto a la del bastidor) en un 55%.

La modernización interior del modelo base también tiene su efecto aquí, aunque con el toque característico que aporta el volante deportivo AMG, los colores empleados para la tapicería y los detalles cromados que pueblan el habitáculo. La doble pantalla cuadro de instrumentos/consola central de 12,3 pulgadas cada una es de serie.

Mercedes-AMG G 63: mecánica

El corazón de la bestia es el motor 4.0 V8 biturbo, que reemplaza al bloque 5.5 V8 biturbo de su predecesor. El nuevo bloque desarrolla 585 CV de potencia y 860 Nm de par, se asocia a la caja de cambios AMG SPEEDSHIFT TCT 9G con marchas acortadas y al sistema de tracción integral AMG Performance 4MATIC, que reparte la fuerza en una proporción 40/60 entre ambos ejes.

Con dicha configuración acelera de 0 a 100 km/h en 4,5 segundos, alcanzando como máximo de serie los 220 km/h y llegando a 240 km/h si monta el paquete AMG Driver. Homologa 13,2 l/100 km de gasto de combustible, cifra que, si bien puede parecer alta, en realidad se beneficia del sistema AMG Cylinder Management de desactivación de cilindros con el que cuenta el motor. Sus emisiones llegan a 299 g/km de CO2.

Cinco virtudes y un defecto del Clase G 2018

De su buen comportamiento dinámico tanto en carretera como fuera de ella se encargan diversos elementos. La dirección paramétrica AMG es más precisa, el tren de rodaje AMG RIDE CONTROL cuenta con amortiguación adaptativa regulable, tiene tres diferenciales, la reductora actúa en dos modos y el DYNAMIC SELECT permite elegir entre ocho programas de conducción, cinco para carretera (Confort, Sport, Sport+, Calzada resbaladiza e Individual) y tres para off-road (Sand, Trail y Rock).

Mercedes-AMG G 63 Edition 1

Como es habitual, estará disponible durante el primer año de comercialización del todoterreno. Se puede optar por varios colores de carrocería, siempre con vinilos gris grafito mate; las llantas de 22 pulgadas están acabadas en negro mate, en el habitáculo el rojo actúa de cómo color de contraste y hay adornos de fibra de carbono.

Todo sobre el Mercedes Clase G

Imagen de perfil de Álex Morán

Redactor

Crecí viendo deportivos japoneses en los 90, los echo de menos y me decanto por los import nipones. El Nissan Fairlady Z 432 es mi amor platónico.

Lecturas recomendadas

Más de Salón del Automóvil de Ginebra 2018