Skip to main content

Noticia

Motor

Los mejores compresores de aire para el coche

mejores compresores de aire para el coche

Hay ciertos gadgets que, aunque no son obligatorios, es recomendable llevar en el vehículo. Un compresor de aire es uno de ellos, pues se trata de una herramienta muy útil que te puede sacar de un apuro o facilitarte las cosas. Estos son los mejores compresores de aire para el coche y todo lo que tienes que saber de ellos.

¿Qué es un compresor de aire?

Un compresor de aire es un dispositivo que coge aire del ambiente y, como su nombre indica, lo comprime en su interior. Una vez en ese estado se puede utilizar para diversas tareas, aunque la que nos interesa ahora es la de inflar las ruedas del coche.

De esta manera, podrás revisar cuál es la presión de tus neumáticos e inflarlos en cualquier lugar, sin necesidad de ir hasta una estación de servicio. Es cómodo y muy útil sobre todo si, por el motivo que sea, alguna de las ruedas ha perdido aire. Eso sí, en este caso conviene monitorizarla por si tiene alguna fuga o pinchazo.

¿Por qué es importante tener un compresor de aire?

Porque tendrás a mano una máquina que te permitirá tener en plena forma uno de los elementos de seguridad más importantes del coche: las ruedas.

Que los neumáticos estén inflados al nivel correcto es algo capital para la conducción. Si llevan más presión de la que deben reduce la superficie en contacto con el suelo y aumenta el riesgo de reventón, mientras que, a la inversa, hay demasiada goma pegada al asfalto y se produce un desgaste irregular.

 

Además, no solo se trata de seguridad, también de economía: si las ruedas están más bajas del punto óptimo, tocarán más asfalto del necesario, habrá más resistencia al avance y el coche gastará más combustible del que debe. Además, los neumáticos se gastarán de manera prematura y habrá que cambiarlos antes de tiempo.

¿Puede un kit repara pinchazos sustituir a la rueda de repuesto?

En la actualidad los coches tienen una de dos opciones: o vienen con rueda de repuesto o con un kit para reparar pinchazos. De hecho, cada vez es más común lo segundo, puesto que ocupa menos espacio en el maletero y a la marca le sale más barato.

Ante un pinchazo estándar (no un reventón), el kit permite arreglar la rueda de manera temporal para seguir circulando, aunque lo recomendable es cambiarla cuanto antes en un taller de coche. En este caso contar con un compresor de aire que permita darle y comprobar que tiene la presión correcta es muy útil.

Tipos de compresores que puedes comprar

Por tipo de diseño, tamaño, etc., la variedad de compresor es enorme, pero un criterio útil para clasificarlos es el de cuál es su fuente de alimentación, puesto que es algo que influye directamente en la manera de usarlos.

Según esto hay tres tipos:

  • Red eléctrica: solo son recomendables para quien disponga de garaje en casa, puesto que podrá enchufarlo sin ningún problema
  • Toma de mechero: una opción práctica, puesto que basta con enchufarlos al coche para que funcionen
  • Batería: es necesario cargarlos, pero operan sin necesidad de cables, por lo que son bastante prácticos

¿Cuál es el mejor precio para un compresor?

Aunque por lo comentado pueda parecer un dispositivo con cierta complejidad, lo cierto es que un compresor no es excesivamente caro, sobre todo si es para un uso particular, en el que con uno decente se hace el “apaño”.

Por norma general no hace falta dejarse más de entre 30 y 50 euros para tener uno que cumpla sin problemas, aunque si quieres siempre puedes invertir una cantidad superior para conseguir uno más completo.

Los mejores compresores de aire para el coche

Entre los mejores compresores de aire para el coche uno de los más recomendables es el Michelin Mini. Tiene un precio realmente ajustado, de solo 30 euros, unas dimensiones muy compactas que hacen que puedan llevarse en cualquier sitio, funciona con la toma del mechero y permite meter la presión que se quiere e hincha la rueda solo.

Otra opción de similares características es el compresor de Xiaomi, que cuesta 55 euros (aunque es habitual verlo de oferta a 40 euros), opera a 150 PSI, funciona con batería, tiene pantalla digital y permite preestablecer la presión para un inflado automático.

Por último, el BLACK+DECKER ASI300 es más caro, superando los 80 euros, pero es uno de los más completos: opera con 160 PSI, puede funcionar con corriente alterna o con corriente continua, tiene 18 metros de cable CC y 31 metros de cable 12V, etc.

Y además