Noticia

Coches clásicos

Maravilloso: a subasta el Pegaso Z102 del Conde de Caralt

Raúl Salinas

17/10/2015 - 16:00

Esta noticia es realmente especial: un Pegaso Z102, propiedad original del Conde de Caralt, se va a poner bajo el martillo en la exclusiva subasta de RM Auctions en Nueva York a finales de año. Desde su fabricación, en 1954, siempre ha estado bajo dueños españoles, cuatro concretamente, lamentablemente, el año que viene podría irse de nuestro país. ¡Ricos de España, pujad!

Que uno de los 84 Pegaso Z102 vaya a salir a subasta por una casa tan importante como RM Auctions tiene una cosa buena y otra mala. La positiva es que nos permite conocer la historia al completo de un Pegaso Z102 y, además, nos obsequian con una sesión de fotos, que puedes ver en la galería del Pegaso Z102 a subasta en Nueva York, para poder deleitarse con todos los detalles del que posiblemente sea el mejor deportivo español de todos los tiempos. ¿La mala noticia? Que posiblemente, tras más de 60 años viviendo en nuestro país, podría abandonar nuestras fronteras en busca de un nuevo hogar. Ricos y coleccionistas de España, ¡pujad por esta maravilla!

Te interesa: Pegaso Z102, el coche español que quiso volar muy alto

Casi todos los Pegaso Z102 tienen una historia curiosa, algunos pertenecieron a personalidades muy relevantes, otros cruzaron el charco y otros, como este, ha sido desde propiedad de la nobleza hasta participante en el mundo de la competición. Este Pegaso Z102, que se va a subastar en Nueva York el próximo mes de diciembre, monta el chasis 0150 y salió de la fábrica a comienzos de 1954 y mostrado en el Concurso de Elegancia de San Remo 1954. ¿Su primer propietario? Un auténtico gentleman driver, el segundo Conde de Caralt, José María de Caralt y Borrell, que además de conde, era un ingeniero industrial apasionado por la técnica y con numerosos negocios téxtiles y del vino. 

Su principal hobbie eran los coches, por lo que no dudó en comprar un Pegaso Z102 para pasarlo bien y, por supuesto, para lucirse en los eventos tantos nacionales como internacionales. Participó en numerosos 'rally' durante 1954 y 1955 y justo antes de participar en la I Vuelta a Andalucía, el motor original, de ocho cilindros y 2,8 litros, fue sustituido por el motor de 3,2 litros y 223 CV. No obstante, al conde parece que le gustaba cambiar de juguetes y en 1956 el coche regresó a la fábrica para hacerle unos ajustes y ponerlo de nuevo a punto para volver a venderse. El segundo propietario fue un tal Sr. Rodriguez, de Madrid, que tuvo el coche durante cuatro años, hasta 1960.

Ese año, el coche viajó desde Madrid hasta Bilbao, para formar parte de la colección del Sr. Gruber: permaneció en la capital vasca hasta el año 1981, cuando lo compró el propietario actual. Es un Pegaso Z102 muy mimado y conservado en estado completamente original, por lo que podría convertirse en uno de los Pegaso más caros. Veremos el próximo 10 de diciembre qué pasa con esta joya 'Made in Spain' y si finalmente sigue en nuestro país o lo abandona en busca de un futuro, por lo menos, tan brillante como su pasado.

Lecturas recomendadas

Buscador de coches