Skip to main content

Noticia

F1

Los accidentes de Fórmula 1 más peligrosos en 20 años

alonso-hamilton-belgica-2012

El riesgo siempre está presente, pero a pesar de que hemos visto accidentes de Fórmula 1 muy espectaculares en los últimos 20 años, no ha habido que lamentar víctimas mortales.

Hemos cogido una fecha que marcó un antes y un después en cuanto
a los accidentes de Fórmula 1 se refiere. Aquel 1
de mayo de 1994 en el que Ayrton Senna
perdió la vida en la curva de Tamburello en Imola, la F1 perdió a
su último piloto en carrera. Ha querido el destino que pasaran
20 años de espectaculares accidentes sin tener que
lamentar víctimas mortales. En la mente de todos está el deseo de
que Jules
Bianchi
 consiga salir adelante y no se interrumpa después
de dos décadas en la que no hay lugar para los milagros, sino el
éxito de una continua investigación por mejorar las medidas de
seguridad de los pilotos, los monoplazas y los circuitos.

Hockenheim, 1994

Solo habían pasado un par de meses de la tragedia de Senna y el
campeonato seguía afectado por la pérdida del piloto brasileño. El
drama, en este caso, visitó el box de sus rivales cuando el
Benetton de Jos Verstappen (padre de Max
Verstappen
), compañero de Schumacher, quedó
envuelto en una enorme bola de fuego durante la maniobra de
repostaje. El piloto salió por su propio pie del monoplaza y solo
hubo que curar algunas quemaduras leves. Sin duda, los avances en
la equipación ignífuga de pilotos y mecánicos consiguieron evitar
lo que podría haber sido una catástrofe. 

Silverstone, 1999

El Ferrari de Michael Schumacher chocó contra
la protección de neumáticos de la curva Stowe a más de 200 km/h. El
alemán relató años más tarde aquella experiencia como uno de los
momentos más angustiosos de su vida, llegando a sentir que el
corazón se le paraba. Sin embargo, la resistencia del monocasco de
fibra de carbono (que aún así volvió a ser revisada para sucesivas
temporadas) logró salvarle la vida y salir de aquel accidente con
una pierna rota que, eso si, le costó perderse media temporada.

Brasil, 2003

Fernando Alonso se encontró con los restos del coche de Mark
Webber al afrontar la recta de meta de Interlagos. El español
sufrió un violento golpe contra el muro que destrozó su Renault.
Tuvo que se evacuado en camilla y pasó la noche en el hospital,
pero no sufrió lesiones de gravedad más allá de las
contusiones.

 

Nürburgring, 2005

Kimi Räikkönen logró la pole y lideraba el GP
de Alemania hasta que, en el ecuador de la carrera, el brazo
derecho de la suspensión delantera de su McLaren se destrozó. El
neumático, agarrado por el cable de seguridad, se montó sobre el
chasis y se zarandeaba mientras el monoplaza se detenía en la
escapatoria. Si esa rueda hubiera impactado en el caso del piloto
finlandés, las consecuencias podrían haber sido fatales.
Afortunadamente, no sofrió ningún daño. 

Gilles Villeneuve, 2007

El BMW Sauber de Robert Kúbica salió despedido
antes de llegar a la frenada de 'Epingle' a más de 200 km/h contra
el muro exterior. El golpe fue tan brutal que llegó a rebotar en el
otro extremo de la pista. La imagen del piloto en el monoplaza fue
espeluznante, pero Robert Kubica solo se partió los dos tobillos
motivo por el que la longitud de los monocascos fue revisada para
que también cubrieran esta parte de los pilotos. El sistema HANS fue clave a la hora de que
el cuello del piloto aguantase la desaceleración.

 

Montmeló, 2008

Heikki Kovalainen se estrelló a unos 220 km/h
contra las protecciones de la curva Campsa en el circuito de
Cataluña. Un fallo de fabricación en una de las llantas provocó un
accidente que podría haber sido mucho más grave. El piloto fue
inmovilizado y trasladado al hospital después de haber sufrido una
deceleración de 26 Gs en 100 milisegundos, pero no sufrió lesiones
graves. 

Hungaroring, 2009

Un muelle de, aproximadamente un kilogramo de peso, salió
despedido del Brawn GP de Rubens Barrichello y se cruzó en el
camino de Felipe Massa. El piloto de Ferrari
recibió el golpe de la pieza de lleno en su casco, que se rompió.
Massa tuvo que se ingresado con un traumatismo en la cebeza muy
grave que le mantuvo ingresado varias semanas y se perdió el resto
de la temporada. Aunque anunció que estaba listo para volver a
correr en Brasil, su retorno se pospuso hasta 2010. Una vez más,
quedó demostrado que los materiales de los que se fabrican los
cascos de los pilotos son un seguro para sus vidas.

 

Valencia, 2010

El Red Bull de Mark Webber chocó contra el
Lotus de Kovalainen cuando intentaba adelantarlo. El monoplaza
despegó del suelo en un espectacular vuelo que acabó contra las
protecciones del circuito. A pesar de la velocidad a la que se
circulaba y la violencia del golpe, el australiano no sufrió ningún
daño. No obstante, la FIA ha trabajado mucho en los últimos años
para obligar a las escuderías a rebajar la altura del morro de los
monoplazas para evitar, en la medida de los posible, que unos se
suban sobre otros en este tipo de contactos. 

Spa-Francorchamps, 2012

En la salida del Gran Premio de Bélgica,
Grosjean no controló la frenada y embistió el McLaren de Hamilton,
que pasó por encima de la cabeza de Fernando
Alonso
a solo unos pocos centímetros. Después de aquel
accidente se volvió a retomar el debate sobre las cabinas
cerradas
que ahora se ha refrescado tras el accidente de
Bianchi.

 

Baréin, 2014

En la pelea en la zona tresera del pelotón, Pastor
Maldonado
tocó por detrás el Sauber de Esteban
Gutiérrez
y provocó un espectacular vuelco del piloto
mexicano. Este no sufrió daño alguno, pero ha sido una de las
imágenes más espectaculares de la temporada, afortunadamente, sin
consecuencias.

- Los cinco
accidentes más espectaculares de 2014

Lecturas recomendadas