Skip to main content

Noticia

Madrid ya tiene dos radares que miden la contaminación real de cada coche

Contaminación

No te enfades porque traerán más beneficios que 'problemas'

Sabíamos que los radares no solo sirven para medir la velocidad o, al menos, no todos los que llamamos radares se utilizan para dar caza a quienes circulan por encima de la velocidad permitida.

Lo sabíamos porque hace tiempo recopilamos las clases de radares que hay en la carretera y además de los radares fijos, los radares móviles y los radares de tramo (por cierto, aquí tienes la lista de todos los radares de velocidad de la DGT por si te interesa) incluimos los mal llamados radares que vigilan el uso del cinturón y el móvil (de estos también tenemos lista de ubicación), los que captan si te has saltado un semáforo en rojo...

Madrid Central: estos son los coches que podrán entrar y los que se quedarán fuera

Pues bien, a todos estos sumamos ahora una nueva variedad: el radar que mide la contaminación real de cada coche.

El Ayuntamiento de Madrid cuenta con dos unidades de estos radares anticontaminación. Forman parte de un proyecto europeo llamado Life Gystra que busca conseguir soluciones para medir en tiempo real las emisiones del tráfico rodado.

Tal y como han publicado nuestros compañeros de Business Insider, Madrid cuenta con dos unidades de estos radares que permiten saber cuánto contamina un coche en tiempo real. Lo hacen mediante una sofisticada tecnología denominada Remote Sensing que a través de una foto de los gases que salen del tubo de escape vehículo y mediante un espectrografía de masas permite calcular al instante la cantidad de emisiones contaminantes de cada vehículo.

Para que te hagas una idea es algo similar a la prueba de emisiones que pasas en la Inspección Técnica de Vehículos, ya que analizan la cantidad de hidrocarburos, monóxido de carbono, NO, NO2 y partículas en suspensión. Pero mucho más barata: la capacidad de medición de estos radares es de hasta 1.000 vehículos a la hora, con un coste de un euro por cada coche, frente a los 50 euros que cuesta llevar a cabo un test estático como el de la ITV.

No se podrá utilizar como medida sancionadora

Madrid será una de las primeras ciudades en probar los radares anticontaminación, pero no habrá multas.

Aunque los resultados de las mediciones se vincularán de forma automática a la matrícula del coche analizado, este no podrá ser sancionado porque, a día de hoy, no existe un marco regulatorio que establezca las sanciones que se pueden aplicar a los coches que contaminan más de la cuenta.

Los vehículos identificados como ‘emisores altos’ recibirán una notificación para que subsanen los defectos que elevan las emisiones.

Se calcula que con la reparación de este tipo de vehículos se podría conseguir una reducción de emisiones del 14,8% para el CO, de 2.8% para el HC y del 22,7% para el NOx, el NO y el NO2. Incluso si sólo se repara la mitad de estos vehículos, sería posible reducir las emisiones de CO2 hasta 16 millones de toneladas al año.

Los coches viejos no son los que más contaminan

Opus RSE, la empresa española que ha desarrollado la tecnología en la que se basan los radares anticontaminación, asegura que en las diferentes pruebas que han llevado a cabo han comprobado que solo un 5% de los turismos en circulación son responsables del 30% de las emisiones. La mayoría de estos coches altamente contaminantes son vehículos diésel Euro III, IV y V con un mal mantenimiento.

La parte buena es que la mayoría superan los límites permitidos por fallos fácilmente subsanables. Es más, de acuerdo con las primeras pruebas, el 35% de los vehículos altamente contaminantes tenían menos de cinco años de antigüedad con lo que las reparaciones entrarían en la garantía que ofrece el fabricante.

Lecturas recomendadas