Skip to main content

Noticia

Emisiones en la ITV: así es la prueba que el 11% no supera

Emisiones en la ITV: así es la prueba que el 11% no supera

El 11% de las faltas graves en la ITV son por no superar la prueba de las emisiones. El dato es de la asociación AECA-ITV y a nosotros nos ha servido de excusa para indagar un poco más en cómo se hace este trámite, cuáles son los límites legales y algunos trucos (legales) para que no te tiren la inspección por tener 'malos humos'.

Dime, ¿qué sabes de la prueba de emisiones que hacen en la ITV? ¿Sabías que el 11% de los coches no superan la inspección porque su coche contamina más de la cuenta?

Cómo pasar la ITV a la primera

Este último dato lo ha desvelado la asocación AECA-ITV con motivo del Día Mundial del Medio Ambiente y a nosotros nos ha servido como excusa para indagar un poco más en la prueba de gases que hacen las Inspecciones Técnicas de Vehículos.

Cuando llega el momento de superar la ITV, lo habitual es prestar atención al estado de las ruedas, los frenos... Hay quien se preocupa por un golpe fuerte en alguna parte de la carrocería (sí, los golpes de chapa también penalizan), pero son menos los que se acuerdan de las emisiones de su coche (aunque hy que reconocer que a raíz del Dieselgate la preocupación por lo que contamina nuestro coche se ha disparado).

¿Cómo se hace la prueba de gases en la ITV?

La prueba se hace para medir la opacidad (el nivel de humo en el escape, para entendernos).

Consiste en llevar el motor desde el ralentí a la velocidad de desconexión (corte de inyección), según un proceso en el que se recoge desde el tiempo que hay que esperar entre cada ciclo (mínimo 10 segundos en los turbodiésel) y el número máximo de repeticiones que se pueden realizar (ocho). 

Esta es la razón de ser de ese increíble acelerón que le meten al coche y que a tí te duele tanto.

Normalmente se hacen tres mediciones, y se saca la media. Pero si en una primera medición el valor está por debajo de lo estipulado, no es necesario repetir la prueba, aunque esto siempre queda a consideración del operario de la ITV.

 

De acuerdo con el Manual de ITV, lo primero que deben hacer los operarios es una comprobación visual del sistema de escape para comprobar que no falta ninguna pieza y que no tiene fugas (en los coches con catalizador también hacen un inspección visual de este elemento). Después, pasa a la prueba de emisiones propiamente dicha.

El Manual que regula la inspección técnica recoge tres requerimientos para la prueba de gases:

1. El motor debe estar caliente, cumpliéndose además con las prescripciones específicas del fabricante del vehículo si las hubiere.

2. Antes de comenzar las mediciones se mantendrá el motor a un régimen de 2.500 a 3.000 r.p.m. durante un minuto aproximadamente a los efectos de conseguir una temperatura óptima del catalizador.

3. En el caso de vehículos híbridos se utilizará el protocolo de encendido del motor de combustión establecido por el fabricante. 

Normalmente se hacen tres mediciones, y se saca la media. Pero si en una primera medición el valor está por debajo de lo estipulado, no es necesario repetir la prueba, aunque esto siempre queda a consideración del operario de la ITV.

Superar los límites es falta grave

Por falta grave se entiende "aquellos defectos que disminuyen las condiciones de seguridad del vehículo, ponen en tiesgo a otros usuarios de la vía pública o a la protección del medio ambiente". 

De acuerdo con la normativa, "son defectos que inhabilitan al vehículo para circular por las vías públicas excepto para su trslado al taller, o en su caso, para regularización de su situación y vuelta a la estación de ITV para una nueva inspección en un plazo no superior a dos meses".

¿Cuánto te costaría reparar o hacerle el mantenimiento a tu coche? Descúbrelo aquí.

 

Es decir, que si tu coche no supera la prueba de emisiones te tirarán la ITV y sólo podrás circular con él para ir al taller a arreglar el problema y volver a pasar la inspección.

Trucos LEGALES para que no te pillen con malos humos

Si tu escape está roto o tiene fugas no podrás hacer otra cosa más que pasar por el taller. Si a simple vista no hay problemas nada debería impedirte superar el trámite sin problemas pero hay unos cuatnos trucos que puedes emplear para no salir con un 'no' en la ficha.

- Antes de ir a la ITV lo mejor es realizar un trayecto de unos 30 ó 40 km practicando una conducción algo más deportiva en vez de una conducción ecológica. La idea es alargar las marchas más de lo habitual.

- Una vez en autopista, recorre unos cuantos kilómetros, por ejemplo utilizando tercera o cuarta velocidad, buscando que el motor gire entre 3.000 y 3.500 rpm. Tranquilo, subirá el consumo pero no pondrás en riesgo el motor.

- Es muy importante que al llegar a la ITV el motor ya tenga temperatura. Tampoco viene mal dar unos acelerones en parado antes de que lo examinen, sobre todo si has tenido que estar mucho tiempo esperando turno con el motor encendido.

- Otra posibilidad si aun con todo lo anterior tu coche da problemas por exceso de humos es utilizar aditivos de los que venden en las gasolineras. Pero ojo, no se te ocurra recurrir al antiguo truco de poner un poco de gasolina en el depósito, eso se hacía hace muchos años, cuando los motores diésel no tenían la electrónica ni los sistemas de descontaminación como los filtros de partículas que incluyen ahora. Podrías causar una avería grave en el sistema de inyección (mira lo que pasa si te equivocas de combustible).

- Olvídate de hacer tú mismo la prueba de humos. La normativa contempla que sean los propios operarios de la ITV los que realicen la prueba, comprobando primero que el motor tiene la temperatura adecuada y que el nivel de aceite es correcto. Luego realizarán dos o tres aceleraciones en vacío, llevando el motor desde el ralentí a su corte de inyección.

Ya que has llegado hasta aquí... ¿te gustaría saber qué reparaciones o mantenimiento deberías hacerle a tu coche actual? Introduce aquí abajo tu matrícula y te lo diremos al instante con un precio totalmente cerrado.

Lecturas recomendadas