Skip to main content

Noticia

Motor

Lío a la vista: Tesla desactiva el Autopilot de un Model S de segunda mano

Tesla
Tesla se vuelve a ver envuelta en una polémica al haber desactivado el Autopilot de un Model S vendido de segunda mano que entre sus características sí incluía el sistema de conducción autónoma.

¿Alguien ha visto alguna vez una publicidad de Tesla? Sin gastarse dinero en ello, es una de las marcas de las que más se habla en el mundo del motor. Aunque sea por polémicas como la que hoy vamos a tratar. Mejor que se acuerden de uno a que no lo hagan, aunque sea para mal.

Tal y como ha hecho público el portal web Jalopnik, un comprador de un Tesla Model S de segunda mano que venía con el Autopilot se ha quedado de repente sin él. La última actualización de software lanzada por la firma americana lo ha desconectado. ¿Por qué? Según ha confirmado el fabricante, este sistema no se considera un equipamiento como puedan ser las llantas, sino como un servicio asociado a un usuario que ya no es propietario del coche. En otras palabras, si el actual dueño del Model S quiere Autopilot, tiene que pagar por él aparte del propio precio del vehículo.

No te pierdas: Prueba del Tesla Model S, ¿de verdad gasta lo que dice?

El procedimiento para vender un Tesla de segunda mano como éste pasa por una devolución del coche a la marca por tener algún fallo. En este caso, el Model S se vendió en 2017 y su pantalla multimedia mostraba un tono amarillento. Era un problema habitual en aquella época y Tesla no dudó en readmitir el coche. Al no poder venderlo de nuevo, organizó una subasta entre concesionarios de vehículos de segunda mano para que sean estos los que le den salida.

Una vez vendido el coche a su nuevo dueño, éste pudo disfrutar del Autopilot hasta que Tesla le hizo llegar su última actualización. La solución para volver a contar con el sistema de conducción autónoma está clara, y no es otra que pagar los aproximadamente 6.500 euros al cambio que cuesta.

VÍDEO: Nissan GT-R vs Tesla Model S P90D, ¿Cuál acelera más?

Resulta curiosa, cuanto menos, la maniobra de Tesla, pues el Autopilot es un sistema por el que se paga y se incluye en el coche, no algo que requiera una suscripción. Por ello, entender que se trata de un servicio asociado al usuario le va a permitir, en el caso de que el nuevo dueño quiera disfrutarlo, cobrar dos veces por lo mismo. De incidir en esta cuestión con todos los coches de segunda mano que se vendan es muy posible que los Tesla de ocasión pierdan valor.

Tanto el concesionario que vendió el coche, United Traders, como su nuevo dueño no salen de su asombro. Este último asegura haber usado el Autopilot en varias ocasiones sin problema, hasta que un día dejó de funcionar. Acudió al concesionario donde había comprado el coche y se llegó a la conclusión de que sería un fallo que corregiría una hipotética y futura actualización del software. Pero no, no iba a ser así. Tesla se lava las manos y quiere cobrar el Autopilot. Otra vez.

Y además