Skip to main content

Noticia

Kia Sorento o Skoda Kodiaq, ¿cuál comprar?

Skoda Kodiaq

Entre SUV anda el juego.

Cualquiera que vaya a comprarse un coche, aunque sea reticente al principio, acabará valorando opciones SUV. Están de moda, cada vez son más y de la impresión de que los hay de todos tipos y tamaños, cubriendo cada posible necesidad del cliente. Los compactos son los más populares, pero para aquellos que necesitan espacio, los grandes son la mejor opción. Dentro del segmento hay modelos interesantes, como son el Kia Sorento y el Skoda Kodiaq, pero, ¿cuál de los dos interesa más?

VÍDEO: Skoda Kodiaq RS, aquí tienes todos los datos

Diseño

Cuestión de gustos, como suele decirse, porque ambos rivales presentan una imagen bien trabajada, unas proporciones armoniosas y, en general, un conjunto bastante agradable. De los dos, podría señalarse al Skoda como algo más serio, siendo el conjunto frontal del Kia quizá algo más vistoso, pero hay que tener en cuenta que estamos ante dos vehículos familiares, por lo que son bastante sobrios.

Dimensiones

Son dos auténticas moles en las que difícilmente un comprador tendrá problemas de espacio, pero es el Sorento el que gana por la mano: tiene una longitud de 4.800 mm, una anchura de 1.890 mm y una altura de 1.690, con una distancia entre ejes de 2.780 mm. El Kodiaq, por su parte, se queda en 4.697 mm de largo, 1.882 mm de ancho y 1.676 mm de alto, con una batalla de 2.791 mm.

Probamos el Kia Sorento: más grande y refinado

A la hora de hablar del maletero, hay que tener en cuenta que el Sorento ofrece siete asientos de serie (algo opcional en el Kodiaq), por lo que con ellos habilitados su capacidad queda mermada hasta los 142 litros, mientras que su rival cubica 835. Al abatirlos el checo sigue ganando: 2.065 litros por 1.662.

Motores

La balanza aquí se posiciona claramente a favor del Skoda Kodiaq, puesto que su oferta es mucho más amplia y abarca un abanico más diverso que la de su rival, algo que no es complicado puesto que el Kia solo se comercializa con un bloque diésel de 2,0 litros y 200 CV que, eso sí, se puede combinar con tracción delantera o integral, así como con una caja de cambios manual o automática.

Volviendo al checo, están disponibles propulsores de gasolina y gasóleo de 150 y 190 CV, con tracción 4x2 o 4x4 y con cajas de cambio manuales y automáticas. A esto, además, hay que sumar la variante deportiva RS, sin par en el coreano, que monta un motor 2.0 TDI de 240 CV, con la transmisión DSG de siete velocidades y tracción integral, capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 6,9 segundos.

Acabados

En este apartado el Kia Sorento cumple, con una gama formada por cuatro niveles de equipamiento llamados Concept, Drive, Emotion y GT Line, este último de imagen más deportiva; pero poco puede hacer contra la oferta del Kodiaq, que es incluso más amplia.

Así, su gama base cuenta con los habituales niveles que añaden equipamiento uno sobre otro (Active, Ambition y Style), pero después suma versiones que alteran de manera reseñable el carácter del modelo: el L&K saca su lado más elegante, con una importante presencia de cromados; el Sportline potencia la deportividad estética, el Scout añade elementos que le otorgan una imagen más campera y el mencionado RS mejora sus prestaciones y comportamiento.

Premios Motor Axel Springer 2019: elige los mejores coches de España

Precios

Ambos modelos se postulan como opciones de coste aceptable dentro del segmento, pero la ventaja cae del lado del Skoda Kodiaq, algo lógico dado el enfoque “asequible” que la marca checa tiene dentro del Grupo VAG, con un precio de partida de 23.250 euros, mientras que el Kia Sorento más barato arranca en los 27.900 euros.

Ahora bien, hay que tener en cuenta que las versiones de acceso de ambos son muy diferentes, buscando el punto en común habría que poner frente a frente el Kodiaq Style 2.0 TDI 190 CV 4x4 DSG 7 velocidades y el Sorento Drive 2.0 CRDi Aut. 8 marchas 4x4, siendo sus precios en tal caso de 34.400 y 39.160 euros respectivamente.

¿Quieres saber cuál es tu coche ideal?

Y además