Skip to main content

Noticia

Competición

WRC: Kalle Rovanperä, un piloto de récord... y con futuro

Kalle Rovanpera

Si echas un vistazo a la clasificación del Mundial de WRC, verás un apellido ilustre en el cuarto puesto de la tabla: Rovanperä. Estás en lo cierto, Harri hace ya tiempo que está retirado: hablamos de Kalle. Kalle Rovanperä.

Hace unos pocos años, en internet, se hizo viral un vídeo de un niño de tan solo ocho años, que ni tan siquiera llegaba - literalmente - a los pedales del Toyota Starlet que pilotaba sobre un lago helado. Sus manos, su habilidad, sus trazadas, ya hacían que muchos se preguntaran si estábamos ante la futura estrella del mundo de los rallys. De hecho, así se titulaba el vídeo publicado en Youtube: "Future rally star?". Si tú también viste ese vídeo - si te gustan los coches, seguro que lo hiciste -, ahora te interesará saber que ese niño es Kalle Rovanperä, hijo de Harri Rovanperä, el ganador más joven del Mundial de Rallys (WRC).

Toyota Gazoo Racing Iberian Cup, la nueva copa monomarca de rallys con más de 250.000 € en premios

VÍDEO: Así se sacó el carnet de conducir Kalle Rovanperä

Soñar con ser piloto de rallys en Finlandia podría ser equiparable a soñar con ser futbolista o jugador de baloncesto en otros lugares del mundo. Es cuestión de cultura, de pasión por el automóvil y de tradición. Ponerse al volante de un vehículo e ir a derrapar en un lago helado, puede hacer que un niño se sienta como Vatanen, Mäkinen, Hirvonen, Mikkola... y que sueñe con igualar sus éxitos. 

La cultura, el legado y las ayudas de la Federación Finlandesa son claves para que Finlandia se haya convertido y se mantenga como la cuna de los rallys. Y tampoco es un secreto que, con el clima que tienen, hayan ganado 58 de las 69 ediciones del Rally de Finlandia... donde, por cierto, Carlos Sainz se convirtió en el primer piloto no nórdico en subir a lo más alto del podio en 1990.

En casa de los Rovanperä, no debió ser una sorpresa que Kalle decidiese dedicarse a los rallys desde muy joven. Antes incluso de que él naciera, su padre, Harri Rovanperä, ya sabía lo que era subir al podio en el Mundial de Rallys. El primero, de hecho, lo logró solo unos meses antes de que Kalle naciese, en el Rally de Gran Bretaña de 1999, con el SEAT Cordoba WRC Evo2. Después de pasar por la marca española, compitió también para Peugeot, Mitsubishi y Skoda, hasta su retirada del Mundial a finales de 2006. 

Logró solo una victoria, en el Rally de Suecia, así como varios podios en Finlandia, Grecia, Nueva Zelanda... Su mejor resultado final fue el quinto puesto en el campeonato de 2001 con Peugeot, en una temporada que terminó empatado a 36 puntos con su compañero y compatriota Marcus Gronhölm. Una de las curiosidades de la carrera de Harri es la victoria en la mítica Carrera Panamericana (que da nombre al Porsche Panamera, ¿lo sabías?), en su debut al  volante de un clásico Studebaker.

Harri Rovanperä en Suecia 2001
Harri Rovanperä en el Rally de Suecia 2001, su única victoria en WRC

Para aquel entonces, Rovanperä ya sabía que su hijo, Kalle, era un talento en ciernes. A los 8 años, nosotros le vimos derrapar (ver vídeo más abajo) con un Starlet, uno de los modelos más accesibles para correr en rallys, pero aquello era solo el comienzo. Harri sabía del talento de su hijo porque lo había visto de primera mano, sentado al volante de la derecha. Aunque reconoce que no le gusta demasiado ir ahí, le sirvió para acompañar a Kalle en sus primeros 'test' al volante.

"Kalle comprendió muy rápido cómo se controla un coche. Rápidamente sentí que le tomaba el pulso", confesó hace un tiempo a la web oficial del WRC. Harri incluso pidió a su copiloto de confianza, Risto Pietiläinen, que se sentara con él. "Pensó lo mismo: tiene buen talento y velocidad. Así que decidimos llevarlo a competir lo antes posible".

Del Toyota adaptado porque no llegaba a los pedales al Yaris WRC

A los 14 años, Rovanperä Jr. se inscribió en el Nacional de Rallys de Letonia. No se marchó allí por casualidad ni porque sea el país de su madre, sino porque le permitían correr a pesar de no tener carnet de conducir. Podía competir, pero tenía que dejar el coche en manos de su copiloto - comenzó corriendo con Pietiläinen, el 'copi' de su padre -  para que recorriese los enlaces. Su primera temporada no pudo ir mejor, pues se alzó con el título de la clase R2 del campeonato de Letonia, al volante de un Citroën C2R2.

La siguiente temporada, en la categoría 'Open' y al volante de los Skoda Fabia S2000 y Skoda Fabia R5, Rovanperä confirmó los presagios sobre su talento y logró también el título, antes de dar el salto Mundial en los rallys de Gran Bretaña y Australia, donde compitió con un Ford FIesta R5 de M-Sport. En 2018 y 2019 corrió con Skoda en WRC 2 y WRC Pro (campeón), antes de pasar en 2020 al WRC con Toyota.

Kalle Rovanpera en México 2018
Rovanperä en el Rally de México de 2018

En la dificil temporada de debut, marcada por el COVID-19, logró un podio en Suecia, cuatro quintos puestos, un cuarto y sufrió un abandono. En 2021 las cosas van mucho mejor. En Finlandia logró su mejor resultado hasta la fecha, fue segundo, y se puso líder del Mundial con tan solo 20 años: batió el récord de precocidad y se convirtió en el piloto más joven en liderar el WRC

Tres desafortunados rallys en Croacia, Portugal e Italia le hicieron perder la posición... pero en Estonia logró algo todavía más importante: su primera victoria. Y, a sus 20 años, 9 meses y 17 días, también batió el récord de precocidad que hasta entonces tenía en su poder su jefe de filas, Jari-Matti Latvala. Además, Kalle se mantiene en la lucha por el Mundial, colocado en cuarta posición, a 66 puntos de Sébastien Ogier. 

Y, hablando de récords, el joven finlandés también ostenta el de piloto más joven en liderar una cita puntuable para el Mundial, el más joven en subir al podio de WRC y en lograr el triunfo en la Power Stage.

Victoria Rovanpera WRC

Rovanperä logró la victoria 180 para Finlandia en el WRC y él se convirtió en el 16º piloto de su país en ganar. Ya ha igualado en número de triunfos a su padre, y nadie duda de que tardará poco en superar su palmarés. Muy emocionado, Harri vio cómo su hijo hacía historia en el Mundial: "No puedo hablar mucho de ello porque me pondré a llorar", dijo en una entrevista posterior. "No sé cómo sigue latiendo mi corazón".

Su actitud contrasta con la de su hijo, que en todo momento mantiene la calma. Quizás sea porque es lo que lleva haciendo toda la vida; o al menos desde que tiene uso de razón: "Solo se trataba de pilotar con buen ritmo y disfrutar del pilotaje, sin cometer errores; es sorprendente, pero no sentí demasiada presión dentro del coche", dijo tras celebrar el triunfo. Probablemente, el primero de muchos.

Imagen: Toyota/Motorsport Images

Etiquetas:

WRC

Y además