Skip to main content

Noticia

Motor

Joe Biden quiere que la mitad de los coches que se vendan en EEUU en 2030 sean eléctricos

Biden ordena una investigación de 90 días para descubrir si el origen del coronavirus surge de un laboratorio o de un animal infectado

Tom Brenner/Reuters

El presidente Joe Biden quiere que la mitad de los coches que se vendan en EEUU en 2030 sean eléctricos y que la electrificación del sector del automóvil se convierta en un asunto de Estado. El objetivo pasa por transformar la industria y devolver al país el liderazgo del sector frente a países como China. 

Para ello, ha firmado una orden ejecutiva en este sentido ante los líderes de los tres mayores fabricantes de automóviles del país (General Motors, Ford y Stellantis -que ahora también integra Chrysler-), destacados congresistas, líderes sindicales y organizaciones medioambientales. 

Vídeo: más de 100 años del coche eléctrico

Aunque no obliga a nada concreto a las marcas de coches, el documento supone toda una declaración de intenciones que va en una línea totalmente anterior a la de su predecesor en el cargo, Donald Trump (2017-2021), bajo cuyo mandato se habían eliminado muchos estándares de consumo y emisiones.

"El futuro es eléctrico"

"El futuro del sector del automóvil es eléctrico, y no hay vuelta de hoja. La cuestión es si vamos a liderar o quedarnos detrás en la carrera por el futuro; si produciremos estos vehículos y las baterías aquí o si vamos a tener que depender de otros países; si los puestos de trabajo que van a producir los coches y las baterías son empleos sindicalizados con buenos salarios, empleos que van a sostener el continuo crecimiento de la clase media", ha asegurado Biden. 

Sobre el papel de China como actual líder de la electromovilidad y la producción de baterías, el mandatario estadounidense ha reconocido que  "en una competición con China, y muchas otras naciones, por el siglo XXI" y para ganar hay que asegurarse de que "el futuro esté hecho en Estados Unidos", al tiempo que afirmaba: "No hay razón por la que no podamos recuperar ese liderazgo. Pero nos tenemos que mover con rapidez".

Ahorro de dinero y emisiones

El Gobierno estadounidense estima que esta medida acarreará unos beneficios de 140.000 millones de dólares, con el ahorro de 757.000 millones de litros de combustible en los próximos cinco años, así como la reducción de 2.000 millones de toneladas de carbono. 

china estados unidos moneda

Reuters

Según sus cálculos, esto supondrá, además, un 60% menos en las las emisiones de gases con efecto invernadero para dentro de 9 años, así como la reducción de entre un 50% y un 52% de las emisiones globales respecto a 2005... y un horro directo en el bolsillo del conductor estadounidense de unos 900 dólares de media durante los próximos cinco años, debido -explica la Administración Biden- al supuesto menor consumo de estos vehículos.

La crisis de los semiconductores

Respecto a la producción de semiconductores, cuya escasez está provocando graves problemas a los fabricantes de automóviles con la suspensión temporal de la actividad en muchas fábricas, Joe Biden ha asegurado que la crisis no se repetirá pero que para alcanzar el objetivo de que la mitad de los coches que se vendan en EEUU en 2030 sean eléctricos, tiene que cambiar mucho un mercado en el que, actualmente, este tipo de vehículos supone menos menos de un 2% (la mitad que en China, cuyo crecimiento en este asunto, además, va al doble de velocidad). 

Compromiso del sector

Por su parte, Ford, GM y Stellantis se han comprometido a "alcanzar ventas anuales del 40-50% de vehículos eléctricos para "llevar la nación más cerca del futuro de emisiones cero consistente con los objetivos" del acuerdo climático de París, ante un objetivo que no deja de ser menos ambicioso que el establecido al otro lado del Atlántico, ya que semanas antes se anunciaba que 2035 es el año que ha fijado Europa para acabar con los coches de gasolina y diésel.

Curiosamente, Tesla, el principal fabricante estadounidenses de vehículos eléctricos, no había sido  fue invitado a la ceremonia lo que ha provocado la queja del consejero delegado de la compañía, Elon Musk, en las redes sociales.

Fuente: Agencia EFE y Auto Bild.es

Y además