Skip to main content

Noticia

Jeremy Clarkson prueba el Tesla Model X... ¡rodeado de abogados!

Jeremy Clarkson

Jeremy Clarkson suma un nuevo episodio en su turbulenta relación con Tesla al probar en el próximo episodio de The Grand Tour el Model X rodeado de abogados, en clara referencia a los problemas legales que tuvo con la marca tras criticar la autonomía del primer Tesla Roadster.

La relación de Jeremy Clarkson con Tesla podría tildarse de amor-odio, aunque con un 'reparto de pesos' que tiende bastante hacia lo segundo. Y es que para entender por qué prueba el Tesla Model X rodeado de abogados en la siguiente entrega de The Grand Tour hay que echar la vista atrás casi una década, momento desde el cual el famoso presentador dijo que se negaría de por vida a probar cualquier modelo de la firma americana.

Todavía al frente de Top Gear, Clarkson se puso al volante del Tesla Roadster original para ver lo que daba de sí. El principal problema llegó cuando evaluó la autonomía del coche. Mientras que la marca aseguraba que ésta podía llegar a los 400 kilómetros, lo cierto es que durante el test al que fue sometido ni siquiera llegó a 90. Si duda, una disparidad de cifras que fue muy criticada en el programa, algo que no sentó bien a Elon Musk y compañía.

No te pierdas: Los peores rivales del Tesla Roadster

En 2011, Tesla decidió demandar a la BBC por lo que Jeremy Clarkson dijo sobre el Roadster en Top Gear. ¿Difamación o realidad? Pues ni una cosa ni la otra, porque el juez que estudió la causa desestimó la misma al considerar que ningún espectador iba a pensar que el consumo habitual del coche iba a ser el mismo que el que tuvo en la pista de pruebas del programa británico. A pesar de esto, Tesla siguió en sus trece recurriendo la sentencia, dándose de bruces de nuevo contra la justicia. De nuevo, el siguiente juez volvió a llegar a la misma conclusión.

Turno del Tesla Model X y Jeremy Clarkson

A pesar de que en su momento dijo lo que dijo, lo cierto es que el bueno de Clarkson al final ha caído de nuevo en las fauces de Tesla, en esta ocasión para probar el Model X. Eso sí, antes de empezar el test en sí, el presentador cuenta la historia de las demandas de la firma americana a su audiencia, motivo por el cual no se había vuelto a sentar en un modelo suyo hasta ahora.

Una vez mostrados todos los puntos positivos del Tesla Model X -que nosotros hemos probado-, Jeremy Clarkson pasa a hablar de todos los defectos que le ha visto, una actividad que él mismo denomina como 'legalmente peligrosa'. Por ello, los seis asientos restantes del SUV eléctrico son ocupados por abogados durante la prueba, en una prueba más del sarcasmo que es capaz de llegar a mostrar en pantalla este individuo, y que es gran parte de su éxito, por cierto. ¿Y qué es lo que se critica? Para saberlo ¡tendrás que ver el programa!