Skip to main content

Noticia

Motos

ITV para motos: pasarla será más difícil a partir de 2020

Moto pasando una ITV

La electrónica se revisará a fondo para evitar posibles fraudes o fallos ocultos.

No es un secreto: la electrónica es media vida de una moto o de un coche. Incluso en MotoGP la electrónica es clave para ganar medio segundo al crono. La ITV para motos obviaba este elemento en la actualidad, dando importancia a otros elementos mecánicos clave y a veces no tan importantes y dejando de lado la electrónica. Una manera de revisar que dista poco de la que podías sufrir hace 20 años. Hoy las cosas han cambiado y la ITV para motos se va a actualizar.

Te interesa: cómo ver MotoGP en 2019

El año pasado entró en vigor la nueva normativa de ITV con novedades que buscaban optimizar todo el proceso de revisión. Algunas cosas eran positivas, como la aceptación de los latiguillos de freno, pero otras pueden no ser tan buenas para el usuario final, especialmente para aquellos que veían en la electrónica de una moto un jardín inmenso en el cual poder jugar sin tener que pasar cuentas con nadie.

Pues bien, eso se va a acabar. La normativa ya lo ponía sobre la mesa, pero obviamente el trabajo de adaptación de las ITV a esta nueva circunstancia ha hecho que la puesta en vigor se haya retrasado. Hoy ya sabemos que a partir de 2020 las ITV para motos serán más duras, ya que se revisará la electrónica a fondo para buscar posibles fraudes o modificaciones no autorizadas.

 

Ejemplo de análisis OBD, en este caso para un coche:

OBD ITV
Esta es la información que pueden leer las ITV con el conector OBD.

 

Para ello, en los técnicos de la ITV conectarán la moto para analizar los datos electrónicos que gestiona la centralita a través del sistema On-Board Diagnostics o también conocido como OBD, capaz de monitorear y analizar cualquier fallo a nivel electrónico, bien causado por accidente, como un fallo en el sistema de seguridad o bien por modificaciones de los propios usuarios. Desde ahí también podrán ver las emisiones y analizar todo el funcionamiento de la moto a nivel electrónico.

Esta nueva manera de analizar las motos en la ITV también afectará a las marcas, ya que deberán informar de manera específica por número de bastidor de las actualizaciones o mejoras que se realicen en la moto: la Unión Europea ha marcado un límite de seis meses desde la matriculación de la moto para que los fabricantes compartan toda la información específica.

Apunta esta fecha: 20 de mayo de 2020. Será a partir de ese día cuando entrará en vigor la nueva revisión de la electrónica en las ITV para motos. ¿Qué cambiará para ti? Si tienes una moto previa a la normativa Euro4, prácticamente en nada, porque el OBD todavía no era obligatorio. A partir de de la Euro4 sí se podrá revisar y será especialmente con la llegada de la normativa Euro5 para las motos, que se espera a partir de 2022, cuando este análisis cobre vital importancia.


 

Lecturas recomendadas