Skip to main content

Noticia

Motor

La increíble historia del Seat 1430

La increíble historia del Seat 1430

El primer papel que le asignaron lo convirtió en una evolución del Seat 124, pero sus resultados obligaron a Seat a convertirle en uno de sus actores principales: la mayor parte del público lo consideraba un modelo independiente y así acabó siendo. Esta es la increíble historia del Seat 1430.

VÍDEO: Seat León ST Cupra Black Carbon vs Seat 1430, cara a cara entre familiares

Para llegar hasta él tenemos que viajar hasta 1968, año en el que se lanzó el Seat 124 para ocupar un segmento al que todavía no habían llegado. Con él, la gama de la marca española estaba compuesta por el Seat 600, el Seat 850 y el Seat 1500… pero todavía había hueco para más. Concretamente entre el 124 y un 1500 al que el paso del tiempo le iba pasando factura.

En ese momento, en Italia, Fiat presentó un modelo que se había desarrollado y diseñado bajo una premisa: poder albergar numerosas evoluciones. Así fue cómo del Fiat 124 nació el Fiat 124 S, un espejo en el que se iba a mirar Seat. La firma española siguió los pasos marcados por los de Turín, pero aportando su sello. A nuestro país no llegó el Seat 124 S, sino el Seat 1430 en referencia a su cilindrada.

La increíble historia del Seat 1430

Salón de Barcelona de 1969

El escenario elegido para su presentación fue el Salón de Barcelona de 1969. Allí se pudo apreciar, por primera vez, las diferencias respecto al Fiat 124 S: faros delanteros dobles rediseñados, una parrilla distinta y un interior mejorado donde destacaban los materiales elegidos o el cuadro de instrumentos que lucía un diseño más atractivo y moderno que el transalpino. 

La increíble historia de 'El Rey de los Seat Málaga'

Su motor (1.438 cc) era elástico, el cambio era suave y ofrecía buenas prestaciones tanto en aceleración como en velocidad. Definieron al Seat 1430 como un coche redondo y no les faltó razón. Además de ser un éxito de ventas fue elegido ‘Coche del Año’ en España (1969). Un año después llegó la variante familiar y en 1971 vivió su primer restyling.

La increíble historia del Seat 1430

Llegan los cambios

En 1973 los cambios llegaron en forma de incremento en la potencia (5 CV) gracias a una serie de ajustes en la cámara de combustión, en el eje de levas y en la carburación. Fue presentado al mismo tiempo que el Seat 1430 Especial 1600 o FU, como se le conocía debido a las letras de identificación del número de chasis. A partir de entonces, Seat sólo cambió algunos detalles y desde 1975 dejó de ser un modelo independiente: hasta 1980 estuvo bajo el paraguas del Seat 124, pero mantuvo los motores 1.600 y 1.800.

La increíble historia del Seat Toledo bicolor

Y no podemos terminar la historia del Seat 1430 sin recordar su paso por la competición: las versiones más prestacionales saborearon el éxito en los rallyes, donde ganaron cuatro campeonatos nacionales a mediados de los años setenta.

Y además