Skip to main content

Noticia

Radares

La increíble historia de los límites de velocidad en España

La increíble historia de los límites de velocidad en España
Sólo han evolucionado de 80 a 120 km/h en 86 años

Siempre que se habla de límites de velocidad es para criticar, y con razón desde mi humilde punto de vista, que no están adecuados a las condiciones actuales de la vía ni a la seguridad que aportan los vehículos a día de hoy, pero puede que nunca te hayan contado la increíble historia de los límites de velocidad en España. Atento, porque vamos a hacer un repaso a cómo han evolucionado, cuándo empezaron y dónde podrían terminar.

 

Lo que hay que saber de los límites de velocidad en España

 

Posiblemente pienses que hasta la década de los 50  no existían límites de velocidad y en nuestra geografía se imponía la ley del desierto o el sálvese quien pueda, porque en esa época es cuando se empezó a vender el Seat 600 y con él se popularizaron los coches en España. Pero no, previamente ya existía una normativa relacionada con la limitación de velocidad en las carreteras en España. Y desde que esta surgió ha habido seis modificaciones de la misma.

Límites de velocidad en España
La actual normativa de velocidad data de 1979, aunque se han realizado actualizaciones

Primer límite de velocidad en España: 80 km/h

En el año 1934 se creó el primer Código de Circulación en España, que en su artículo 93 especificaba que “las velocidades máximas a las que deben circular los automóviles dotados de llantas neumáticas en todas sus ruedas, destinados al transporte de objetos y mercancías, cuyo peso total en carga exceda de 3.500 kg serán las siguientes: 80 km/h de 3.501 kg a 4.500 kg, 60 km/h de 4.501 kg a 8.000 kg y 40 km/h de 8.001 kg en adelante”. 

Además, estas velocidades se reducirían a la mitad si los vehículos estaban dotados en todas o algunas de sus ruedas con llantas de caucho macizo o metálicas.

Sí, has leído bien, esta normativa sólo afectaba a vehículos de mercancías y, por el momento, nada se hablaba de turismos, dada su escasa existencia. 

Y el dato más curioso es que la sanción estipulada si se sobrepasaban era de ¡5 pesetas! Para los milenial, os diré que son tres céntimos de euro... Y, ojo, y 25 pesetas (15 céntimos de euro) para los reincidentes.

 

 

Primer límite de velocidad para turismos: 130 km/h

Claramente la velocidad no era una preocupación prioritaria en el segundo tercio del S. XX en España. Lógico, la Guerra Civil, la posguerra y la dictadura fueron épocas en las que el foco de atención recaía en otros temas. Y no fue hasta el año 1974, ya casi iniciada la Transición política, pero todavía con Franco en el poder, cuando llegó una nueva reglamentación del tráfico rodado. Y la limitación de velocidad especificada en la misma ya afectaba a todos los vehículos y no sólo a los destinados a transportes de mercancías.

El objetivo que se pretendía en este caso era ahorrar combustible tras la llegada de la primera crisis del petróleo. Y, sabedores de los límites actuales resulta curioso que el límite impuesto en autopistas en esa época fuera de 130 km/h.

El límite más bajo de la historia: 100 km/h

Pronto se dieron cuenta que se habían quedado cortos. Por eso, en 1976 el gobierno de Arias Navarro, forzado una vez más por una nueva crisis del petróleo, estableció que el límite de velocidad en las autopistas de España sería de 100 km/h. No hay datos que confirmen si se logró ahorrar combustible, pero lo que sí se ha confirmado es que durante el tiempo que duró dicha medida aumentaron las víctimas en accidente de tráfico debido a las distracciones.

El límite actual de velocidad cumple ya 41 años

Terminada la segunda crisis del petróleo, ya con Adolfo Suarez al frente del Gobierno, en el año 1979 se fija el límite de velocidad de 120 km/h en autopistas que se mantiene actualmente. 

Lo que sí varió, fue la limitación establecida en autovías: hasta el año 1992 era de 100 km/h y se decidió igualarlo con el de las autopistas. Y en 1992 la reglamentación también modificó el límite de velocidad en vías urbanas y travesías. Hasta ese momento era de 60 km/h a pasó a fijarse en los actuales 50 km/h.

Como sabrás, ha habido otras modificaciones en los límites de velocidad hasta el día de hoy. Seguramente recuerdes el polémico cambio temporal impulsado por José Luis Rodríguez Zapatero en el año 2011, que durante sólo cuatro meses redujo a 100 km/h la velocidad en autovías y a 110 km/h en autopista. La excusa en ese momento que motivó el cambio era lograr ahorro energético y reducir el número de accidentes. Una cosa es cierta: 2011 fue el año con menos muertes en carretera en 50 años.

Y, finalmente, en 2014 se aprobó una nueva Reforma de la Ley de Tráfico, que es la que se mantiene a día de hoy. Así, los límites de velocidad actuales quedan fijados como se indica en la siguiente imagen.

Límites de velocidad en España

En este sentido, cabe destacar que nos referimos a los límites genéricos para el territorio nacional y no entramos en casos particulares de zonas peatonales o residenciales, que en algunos casos se pueden reducir a sólo 20 o incluso 10 km/h.

Desde 2014 se ha barajado con la posibilidad de aumentar el límite de velocidad. De hecho, el consejo de ministros lo llegó a probar la subida a 130 km/h, pero no se ha llegado a ratificar.

¿Podrían cambiar en un futuro cercano los límites de velocidad? Estamos ahora mismo en una situación política bastante convulsa y no es, a priori, un tema de máxima prioridad. Pero no es descartable que lo hagan para tratar de reducir los accidentes. Por tanto, parece lógico que, en lugar de incrementarlos, a corto o medio plazo, se pudieran reducir. Aunque, a largo plazo, si la conducción autónoma se acaba imponiendo, no sería descabellado que se pudieran ver incrementados. 

¿Te imaginas rodar en autopista a 150 km/h de forma legal? Por el momento no es algo real, sólo una hipótesis poco sólida e irreal. Veremos cómo evoluciona todo esto y, desde luego, te iremos informando puntualmente.

En el siguiente enlace puedes leer todo sobre los límites de velocidad en Europa.

Y además