Skip to main content

Noticia

Honda NSX Shooting Brake, ¡brutal!

Honda NSX Shooting Brake, ¡brutal!

Rain Prisk presenta el Honda NSX Shooting Brake, un trabajo digital que nos ha gustado especialmente. La combinación de colores y la peculiar carrocería llaman poderosamente la atención.

En los últimos años se ha popularizado el término Shooting Brake. Y es que hay algunas compañías que han apostado por variantes de este tipo, versiones familiares con un lado más deportivo que el que estamos acostumbrados a ver. Mercedes ha sido la más atrevida, y es que con sus CLA y CLS Shooting Brake ha puesto bien alto este apellido en el mercado. El modelo que os traemos no llega de Alemania, sino de Asia. Y es que este Honda NSX Shooting Brake habla japonés y entre sus aficiones está la de esquiar.

Antes de que os emocionéis os aviso de que se trata de una recreación y que la marca no tiene pensado, que nosotros sepamos, lanzar al mercado una versión con este tipo de carrocería. El autor de este trabajo es Rain Prisk, diseñador digital del que ya hemos visto otros trabajos muy interesantes. Su último proyecto se basa en el espectacular deportivo japonés, un diseño que nos ha gustado especialmente.

La combinación de colores es uno de los puntos clave del conjunto pues Rain Prisk ha sabido combinar de buena manera el negro y el blanco. Si bien no parece la elección más sensata para conquistar una montaña nevada, pese a que tenga más espacio que un Honda NSX y tenga instaladas unas barras de techo. Eso sí, llegar a una pista de esquí en un Honda NSX Shooting Brake te asegura que todas las miradas se centren en ti.

No te pierdas la prueba del Honda NSX

Para empujar esta versión tan especial seguramente se recurriría a la misma mecánica que encontramos en el modelo real. Hablamos de un sistema híbrido que cuenta con nada menos que 581 caballos de potencia. Su carrocería sirve de cobijo para el motor V6 gasolina y los tres motores eléctricos que le acompañan. Gracias a este sistema el Honda NSX completa el 0-100 km/h en solo 2,7 segundos además de alcanzar una velocidad máxima de más de 300 km/h.

Lecturas recomendadas