Noticia

Estilo de vida

El hijo de Mar Flores acumula más de 105 multas

Mónica Redondo

09/11/2015 - 15:18

Carlo Constanza, hijo de Mar Flores, acumula ya más de 105 multas por aparcamiento indebido y por exceso de velocidad. El joven de 22 años conduce un Fiat Panda con matrícula italiana. Este vehículo pertenece a su padre Carlo Constanza.

No te pierdas: El hijo de una actriz se queda encerrado en el coche

Carlo Constanza, hijo de Mar Flores conduce desde que está en Madrid un Fiat Panda con matrícula italiana sobre el que ya han recaído 105 multas. Su última fechoría al volante la cometió presuntamente el pasado fin de semana, cuando se dio a la fuga en un control. El joven tiene 22 años pero a su edad ya tienen un historial negro en la Policía Municipal. Con muy pocos meses de carné de conducir, el coche que conduce el hijo de Mar Flores acumula más de 105 multas por aparcamiento indebido y por exceso de velocidad. Su último traspié al volante fue el pasado fin de semana cuando, según la Policía Municipal, se fugó de un control de tráfico en el Paseo de la Castellana después de dar positivo en el test de alcoholemia. Carlo Constanza junior lo niega todo y que, tras esperar mucho tiempo, se marchó al pensar que ya había acabado el trámite. Como consecuencia de esta infracción, el hijo de la popular modelo se enfrenta a un presunto delito contra la seguridad vial en un juicio rápido que se celebrará en las dependencias de Plaza de Castilla. La situación judicial de Carlo Constanza, hijo, es tan comprometida que los agentes de la capital han mandado un escrito a la Dirección General de Tráfico para ver qué acciones se pueden tomar por las reiteradas infracciones cometidas por la persona que está al volante del automóvil. Desde que el joven vive en España siempre ha utilizado un Fiat Panda con matrícula italiana propiedad de su padre. Se trata de un turismo que está domiciliado en Milán y sobre el que han ido cayendo multas desde hace varios meses. Según la Policía, el Fiat Panda de Constanzia ha sido sancionado por aparcamiento indebido, infracciones del SER y exceso de velocidad.

No te pierdas: El hijo de Gallardón iba borracho y en sentido contrario

Fuentes jurídicas cercanas a Carlo han aclarado que las multas recibidas son por estacionamiento y que no hay ninguna sanción grave. "Carlo no ha cometido nada ilegal. Aquí lo único que ha pasado es que el vehículo ha estado estacionado durante mucho tiempo en la calle y le han sancionado continuamente. El vehículo está a nombre de su padre que lo utiliza cuando viene habitualmente a Madrid y el chico lo conduce en algunas ocasiones", aclararon. Su última fechoría al volante la cometió presuntamente el pasado fin de semana en el centro de la capital. Carlo salió con varios amigos y, al volver a casa, fue parado por los agentes de la Policía Municipal en el Paseo de la Castellana en un control de alcoholemia.

Presuntamente el joven dio positivo en el test de alcoholemia con el etilómetro digital y los agentes le ordenaron que estacionase el coche para volver a soplar. Según la Policía, se le dijo que se le iba a realizar una segunda prueba de alcoholemia para una mayor garantía y a efecto de contraste. Esa segunda prueba se iba a realizar en la furgoneta de atestados, pero con un etilómetro evidencial de mayor precisión. La versión de la Policía es que se fugó debido a su posible estado de embriaguez y que media hora más tarde acudieron los agentes municipales a su casa donde le decomisaron el vehículo y procedieron a imputarle un delito contra la seguridad vial. No maneja esa misma tesis el chico que asegura que esa noche se tomó como mucho dos copas y que nunca huyó. Fuentes cercanas al joven dicen que, tras soplar por primera vez, esperó varios minutos apartado a pocos metros del control policial. Varios vehículos que llegaron tras él se marcharon y el pensó que le habían dado la orden de que se fuese. "No se fugó y todo fue un malentendido", sostienen fuentes cercanas al joven.

No te pierdas: Messi, con su hijo sin sillita y sin cinturón en un coche

"Ni siquiera sabemos de que delito le acusa la Fiscalía", añaden. La Policía, sin embargo, dice que era la segunda vez que era cazado en un control de alcoholemia y que fue una fuga "clara". También indicaron que el joven ya debería tener el carné retirado por las sanciones que ha recibido. Los agentes creen que Carlo siempre conduce el coche de su padre para burlar la acción policial. "Él lo sabe y es listo. Siempre utiliza ese coche y las multas le llegan a la persona propietaria de ese vehículo que no es él sino su padre y encima el domicilio del coche no es donde vive actualmente su progenitor", aseguran los agentes. El caso es que la Policía Municipal de Madrid no quiere enfrentarse algún día a un serio problema por culpa de este joven que el próximo día 12 de noviembre cumplirá 23 años y han pedido ayuda a la DGT. Carlo reside ahora en España, pero en 2012, tal y como manifestó su madre, la conocidísima Mar Flores, lo hacía fuera de nuestro país siguiendo su gran pasión: los coches.

"Es una ingeniería que no existe en España, centrada en la parte estética de los vehículos. Los chicos de su edad tienen un futuro muy incierto por la época en la que vivimos, pero lo importante es que estén bien preparados...", dijo la modelo a 'Mujer Hoy'.

Fuente: El Mundo

Lecturas recomendadas

Imagen de perfil de monica.rd

Mónica Redondo

Colaboradora

Periodista por vocación. Mis pasiones: la automoción y la información.

Buscador de coches