Skip to main content

Noticia

F1

Hamilton se salta el protocolo de la F1 y ‘planta’ a sus seguidores

Lewis Hamilton

Lewis Hamilton cree que el toque de Räikkönen al principio del Gran Premio de Gran Bretaña no fue casualidad, sino para beneficiar a Vettel.

Lewis Hamilton acabó segundo en el Gran Premio de Gran Bretaña de F1 y todos esperaban que hablase ante los micrófonos de la organización tras bajarse de su Mercedes… pero no lo hizo. El británico se saltó el protocolo, enfadado por el toque de Kimi Räikkönen al principio de la carrera en el Circuito de Silverstone.

VÍDEO: Claves del GP Gran Bretaña 2018

Lewis Hamilton pudo conseguir la victoria en el Gran Premio de Gran Bretaña este domingo, pero una mala salida le hizo toparse en la primera vuelta con Kimi Räikkönen, que salía cuarto. Un toque del finlandés le hizo trompear y caer al último puesto de carrera, desde el que tuvo que remontar para subir al podio.

Beneficiado por los coches de seguridad, Hamilton ascendió al segundo puesto tras adelantar a su compañero de equipo, Valtteri Bottas, a dos vueltas del final. Trató de dar caza a Sebastian Vettel para ganar la carrera, pero le fue imposible. Cree que lo habría logrado de no ser por el toque de Räikkönen.

 

 

¿Táctica de equipo?

Hay quien cree, incluso el propio Hamilton, que el toque de Räikkönen fue provocado para que Vettel se escapara y sumase más puntos que Hamilton hoy. De esta forma, el alemán puede mantenerse en lo más alto del campeonato. Kimi fue castigado por la acción con diez segundos de sanción, pero nada indica que fuese premeditado.

Aún así, Hamilton se enfadó mucho por lo sucedido y se saltó el protocolo de la Fórmula 1. Según éste, los tres primeros clasificados de la carrera han de hablar ante los micrófonos de la F1 nada más bajarse del coche. Vettel y Räikkönen lo hicieron, pero Hamilton no: se marchó directamente hacia el podio.

Antes de salir al mismo no cruzó ni una sola palabra con los otros pilotos y con gesto muy serio levantó su trofeo. Allí le cazó Martin Brundle, encargado hoy de las entrevistas, y Hamilton dio su versión de los hechos. No dudó a la hora de hablar de tácticas antideportivas.

“Es la mejor carrera del año, con la mejor afición. Agradezco mucho el apoyo. No me llevó el trofeo, pero nunca me voy a rendir”, dijo el cuatro veces campeón del mundo y actual segundo clasificado en la pelea por el título.

“El equipo ha hecho un trabajo perfecto, pero ha habido tácticas “interesantes”. Intentaremos mejorar en las próximas carreras”, añadió. La polémica está servida…

Imagen: Sutton Motorsport

Lecturas recomendadas