Skip to main content

Noticia

Competición

Así se pasea Hamilton por Mónaco con su MV Agusta de 70.000 euros

moto altas prestaciones edicion limitada LH44 F4 F1
El campeón del mundo luce moto por el paddock de la Fórmula 1.

La moto de Lewis Hamilton es una auténtica pasada: la MV Agusta F4 1000 LH44 es una de las motos más potentes, más impresionantes y más exclusivas que puedes comprar a día de hoy, aunque bueno, dicho con propiedad, probablemente ya no la podrás comprar: solamente se han fabricado 44 ejemplares y es más que probable que todos los ejemplares estén ya en manos de sus afortunados dueños.

 

 

Y claro, una moto con su nombre es motivo de orgullo suficiente como para que Lewis Hamilton disfrute de su espectacular y exclusiva montura en el paddock de la Fórmula 1 durante el Gran Premio de Mónaco 2019 que se celebra este fin de semana. La asociación entre Hamilton y MV Agusta no es nueva, ya han realizado otras colaboraciones especiales como con la MV Agusta Brutale 800 RR o la MV Agusta Dragster RR LH44: el piloto británico siempre se mostró apasionado por estas motos italianas y la relación fructificó con una versión que sobretodo cambiaba a nivel estético. Se fabricaron 144 unidades.

La MV Agusta F4 1000 LH44 es todavía más exclusiva y radical. Se basa en la versión Reparto Corse de competición con 205 CV en la versión de calle. Pero ya no es solo la bestia que se esconde bajo la carrocería: la carrocería y los pequeños detalles son los que marcan la diferencia en esta versión firmada por Hamilton. El color burdeos le queda de cine y en distintos elementos se puede ver el nombre del piloto.

 

 

Lewis Hamilton es un petrolhead puro y no duda en disfrutar de sus máquinas, por muy exclusivas o exóticas que sean. En otras ocasiones ya se le vio por Mónaco, donde reside habitualmente, con su Pagani Zonda LH o con un Ferrari LaFerrari: no tiene muchos problemas en lucir un coche de la competencia. Sin duda, Hamilton sabe cómo disfrutar de la vida y estoy seguro que con la MV Agusta F4 1000 LH44 se lo debe pasar en grande. ¡Quién pudiera!

Y además