Skip to main content

Noticia

Tecnología

Un estudio señala que los asistentes de conducción dejan bastante que desear

asistentes de conducción
Todavía no te puedes fiar.

En la actualidad prácticamente todos los coches que se lanzan al mercado con una amplia gama de asistentes de conducción, muchos de los cuales ya se han generalizado. Sin embargo, según un estudio llevado a cabo por AAA, su funcionamiento en general no es el que debiera y presentan bastantes problemas.

Para llevar a cabo las pruebas se eligieron los siguientes sistemas: “Active Driving Assistant Professional” del BMW X7, “Super Cruise” del Cadillac CT6, “Ford Co-Pilot360” del Ford Edge, “Highway Driving Assist” del Kia Telluride y “EyeSight” del Subaru Outback.

El estudio demuestra que estos sistemas suelen presentar problemas, de media, cada 8 millas (12,87 km), sobre todo en lo que a sistemas de mantenimiento de carril se refiere, acercándose demasiado a otros vehículos y a los guardarraíles. También dejan que desear los sistemas ADAS (advanced driver assistance systems) que combinan la aceleración y el frenado con el uso de la dirección, puesto que tienden a desconectarse a la mínima, lo que supone un problema si el conductor no está atento o se ha vuelto muy dependiente del asistente.

Los 10 asistentes que te hacen la vida más cómoda y segura al volante

Las pruebas se celebraron tanto en entornos reales, donde el 73% de los errores implicaron problemas con salidas del carril y posicionamiento erróneo con las líneas, como en circuito, en el que se simuló un encontró con un vehículo averiado, resultando en un 66% de los casos en un choque a una velocidad media de 40 km/h.

Greg Brannon, director de ingeniería automotriz y relaciones industriales, señala: “AAA ha descubierto que los sistemas de asistencia a la conducción activa no funcionan de manera uniforme, especialmente en escenarios reales. Los fabricantes deben trabajar hacia una tecnología más consistente, incluida la mejora de la asistencia para mantener el carril y la provisión de alertas más adecuadas".

Y continúa: “Los sistemas de asistencia a la conducción activa están diseñados para ayudar al conductor y ayudar a que las carreteras sean más seguras, pero el hecho es que estos sistemas se encuentran en las primeras etapas de su desarrollo. Con la cantidad de problemas que experimentamos en las pruebas, no está claro cómo estos sistemas mejoran la experiencia de conducción en su forma actual. A largo plazo, una mala experiencia con la tecnología actual puede retrasar la aceptación pública de vehículos más completamente automatizados en el futuro ".

Esto último ha quedado patente en el hecho de que, según el estudio, solo el 12% de los conductores encuestados confiaría en un coche completamente autónomo, por lo que todavía queda camino que recorrer.

Etiquetas:

Tecnología

Y además