Patrocinado por:

Práctico

A bordo

Comparativa de asistentes de atascos: libera tus manos

Susana Viñuela

08/12/2014 - 13:42

Comparamos los asistentes de atascos de algunos modelos. El Volkswagen Passat, el BMW Serie 5 y el Mercedes Clase C pueden conducir por su cuenta hasta 60 km/h. ¡Veamos cómo van!

A veces, en AUTOBILD, nos volvemos completamente locos. Los fabricantes proporcionan la última tecnología en lo que respecta a información del tráfico en tiempo real y nosotros, ¿qué hacemos? Pues para probar el nuevo Passat, lo ignoramos y nos metemos de lleno en un atasco. Pero en realidad no se nos ha ido la cabeza: lo hacemos para probar una nueva tecnología que parece que va a llegar pisando fuerte en los modelos que están por venir: los asistentes de atascos.

El último en recibirlo ha sido el Volkswagen Passat. Su funcionamiento se ha mejorado con respecto al que utilizaba la generación anterior. Por ejemplo, puede mover el coche de forma completamente automática hasta una velocidad de 60 km/h, es decir: puede mantener la distancia con el coche precedente bastante más tiempo que antes e incluso actuar sobre la dirección.

Y lo dicho, aunque Volkswagen lo estrena ahora en el Passat, no es un sistema totalmente nuevo: BMW ya lo ofrecía en su Serie 5, y Mercedes en el Clase C.

No te pierdas: las mejores app de tráfico para evitar atascos

Si lo analizas fríamente, técnicamente no es tan revolucionario: los fabricantes han recurrido al conocido sistema ACC (control de velocidad adaptativo) y al Lane Assist (asistente de trayectoria para mantener el coche en el carril), los han combinado y los han regulado para actuar con la velocidad máxima en un atasco. Una de las principales pegas es que las tres marcas obligan a pagar considerablemente por este sistema, ya que solo lo incluyen dentro de caros paquetes de equipamiento adicional.

Para empezar, siempre irá acompañado de un cambio automático, aunque bien pensado tiene su lógica: se trata de olvidarse de conducir. Te decía antes que era caro. ¿Pero es bueno? Empecemos por el nuevo Passat: basta con apretar un botón a la izquierda del volante para que se active el asistente. Pero no inmediatamente, porque necesita un tiempo para reconocer la trayectoria. Si por ejemplo va delante de ti un vehículo lento y grande como camión, es posible que el asistente de giro no llegue a activarse y solo funcione el regulador de distancia. El motivo es que, a diferencia de BMW y Mercedes, los de Wolfsburgo solo emplean una cámara situada en la luna delantera, con lo que el tarado del sistema es más que conservador.

Solo cuando la cámara se centra en una trayectoria, concreta el tiempo necesario para que no haya lugar a dudas y entra en acción este asistente de atascos. Y entonces, eso sí, o hace con absoluta eficacia: el control de velocidad activo frena con mucha sensibilidad y vuelve a acelerar con rapidez.

Pero no proporciona el confort prometido, ya que en conductor no pude desentenderse y tiene que estar pendiente de que también se ha activado el controlador de trayectoria.

Audi prueba la conducción pilotada en atascos en Florida

Como te decía antes con el cambio manual, esto también parece lógico... El Clase C de Mercedes demuestra que se puede hacer mejor: los de Stuttgart son los únicos en montar una cámara estereoscópica en la luna delantera, que si no puede determinar una trayectoria sin dudas, se orienta hacia el coche delantero. En la práctica funciona realmente bien: el Mercedes Clase C conduce de manera completamente autónoma con absoluta eficacia. Jamás había pensado que diría esto, pero nunca un atasco había sido tan agradable.

Por su parte, BMW emplea, en principio, una tecnología similar a la de Volkswagen, pero más afinada en la práctica. En situaciones en las que la octava generación del Passat tendría problemas para dar con la trayectoria, el asistente del Serie 5 funciona sin problemas. Para muestra basta un botón: a la berlina de BMW simplemente le basta con detectar una línea de la carretera mientras que el Volkswagen necesita dos. Aunque hay que decir que el de Múnich llega a su límite antes que el Clase C, que gana este test con margen.

Y si alguno pensaba en precios de los asistentes de atasco desorbitados, se llevará una desagradable sorpresa al confirmarlo: en el C 180 básico de 35.000 euros, el cambio automático cuesta 3.415 euros (al menos funciona de maravilla) y el asistente de giro junto al sistema de asistencia a la conducción suma otros 2.905 euros. Se puede decir que es barato en comparación.

En cuanto al BMW, un 518d Touring como el de las fotos cuesta 45.800 euros, a los que hay que sumar apenas 800 euros más por el cambio automático; un sistema de navegación cuesta como poco 2.100 euros (navegador Business con pantalla de 6,5 pulgadas) y el Driving Assistant Plus sale, esta vez sí que con precio español, por 2,.271 euros. En total, desembolsarás cerca de 50.000 euros para tener un Serie 5 con asistente de atascos.

Pero puede ser aún más caro: en el Passat, te llevas el DSG más barato (Advance 2.0 TDI 150) por unos 33.500 euros, descuentos incluidos. Eso quiere decir que el cambio automático cuesta unos 2.400 euros más que el manual, a los que hay que añadir paquete de asistente al conductor (llegará pronto a España; por ahora, en Alemania cuesta 2.800 euros) el comprador también debe optar por el nivel de acabado Sport.

Sobre el papel, nos queda que deberemos pagar casi 5.000 euros adicionales, si no cambia la política de precios de la marca cuando aterrice en España. Por ahora, con los precios provisionales, se puede decir sin rubor eso de que “nunca un atasco ha resultado tan caro”...


BMW: Técnica madura… solo para autovías.

Desde otoño de 2013, BMW ha sido el primero en ofrecer asistente de atascos. Al principio solo funcionaba hasta 40 km/h, lo que lo convertía en algo poco operativo. Tras la actualización del coche el sistema es capaz de llegar a los 60 km/h. Eso sí, solo funciona en autovías, por eso va acoplado al sistema de navegación (el más barato cuesta 2.100 euros; el Professional sale por 2.900 euros con pantalla de 10,2 pulgadas). El funcionamiento es muy eficaz: reconoce la trayectoria mejor que el Passat, y el controlador de distancia trabaja con suavidad. En definitiva, libera de esfuerzo al conductor en atascos. Pero por un precio elevado: aparte del navegador hay que paga el cambio automático, la instrumentación ampliada (171 euros) y el propio asistente.


Mercedes: dos cámaras y un precio elevado

Cuando lanzaron la nueva Clase C muchos la denominaron “la pequeña Clase S”. En la parte técnica llevan razón, puesto que hereda mucha tecnología de la berlina de representación, como la doble cámara en la luna delantera.

¿Buscas coche nuevo? Con elRecomendador de Coches de AutoBild.es te resultará más fácil

Y esto le permite ponerse por delante en lo que respecta al asistente de atascos, ya que si tiene problemas en localizar la trayectoria, se adapta directamente a la del coche de enfrente. Esto es porque tiene visión tridimensional gracias a las citadas dos cámaras. El Tempomat regulador de distancia funciona con absoluta eficacia y libera de trabajo al conductor. Y el precio es elevado: el automático cuesta 3.415 euros más, y el Distronic-Plus sale por 1.335 euros (Adicionalmente, el pack de asistencia a la conducción cuesta 2.905 euros).

VW: Tecnología sencilla, precio elevado

Volkswagen ofrece por primera vez en el Passat el asistente de atascos que funciona como tal (se ha mejorado el comportamiento en detenciones prolongadas, ya que ‘aguanta’ más tiempo parado), mientras que el Golf y otros modelos lo montarán después. Los de Wolfsburgo combinan el control de velocidad activo con el asistente de trayectoria. Mientras el primero funciona con eficacia y refinamiento, el segundo tarda demasiado en dar con la trayectoria idónea y por tanto, activar el asistente de giro. Además, sale caro: junto al cambio automático (2.400 euros) y el paquete de asistente al conductor (en Alemania, 2.800 euros) el comprador también debe optar por el nivel de acabado Advance, que monta el control de velocidad adaptativo por 555 euros. Una opción cara, sin duda...


Conclusión de la comparativa de asistentes de atasco

Precios elevados para una tecnología avanzada. Antes de que llegue la conducción autónoma, algunos fabricantes combinan tecnologías conocidas para ir haciendo boca, dando lugar a revolucionarios sistemas como el asistente de aparcamiento o el que es el protagonista de estas páginas, el de atascos. Y es que nunca hasta ahora habíamos visto coches capaces de frenar y acelerar entre el tráfico con esta eficacia. Claro que esto tiene su precio: ningún fabricante debería extrañarse de que su asistente se venda poco o nada. Es de suponer que con el tiempo se irá democratizando...

Lecturas recomendadas

Susana Viñuela

Redactora

Comunicando, que es gerundio.

Encuentra lo que necesitas para tu coche

Todo tipo de accesorios

Piezas específicas para tu coche

Productos para su cuidado

Selecciona una categoría:

Encuéntralo

Buscador de coches