Lista

Los 10 asistentes que te hacen la vida más cómoda y segura al volante

Asistentes de atasco VW 3

Seguramente sean imprescindibles para ti.

Antes era un privilegio de los segmentos superiores, pero desde hace tiempo, los asistentes a la conducción más importantes se han extendido al resto de las categorías. Infinidad de innovaciones, así como el deseo de más confort y seguridad, están llevando a que sean tan comunes en cualquier coche como la radio o el aire acondicionado. Los asistentes al aparcamiento se ofrecen hoy en su mayoría como equipamiento de serie. Y teniendo en cuenta lo voluminosos que son los coches desde hace años, cualquier ayuda para no golpearlos es poca. Otros elementos que también son muy deseados: los faros con luz adaptativa y el sistema de frenada de emergencia, por su potencial para evitar accidentes. Y en cuanto al asistente de atascos, su desarrollo, en continua evolución, apunta claramente a la conducción totalmente autónoma, que aún está por llegar.

VÍDEO: Así funciona el asistente inteligente de luz de carretera de BMW

1. Asistente de aparcamiento

Evitan estrés y arañazos. Desde señales acústicas combinadas con una cámara trasera o de 360 grados que muestran cómo deben ser los movimientos del volante para aparcar... hasta sistemas que encuentran el hueco idóneo, lo miden y estacionan el coche de automáticamente (solo hay que manejar el acelerador y el freno). Volvo y muchos otros han desarrollado un avisador de tráfico cruzado para el XC40 que, en caso de peligro, frena automáticamente. Y el colmo de lo 'cool': los dueños del BMW Serie 7 pueden incluso bajarse del coche y aparcarlo o sacarlo mediante el mando a distancia de la llave. Los precios de estos sistemas parten de los 150 euros.

2. Gestión de luces inteligente

Los faros adaptativos se regulan y adaptan por sí solos. Así, el haz sigue el giro de la vía y mejora su iluminación. Los asistentes de luces de carretera se activan o desactivan en función de si viene tráfico de frente o no, para evitar deslumbramientos. Los más sencillos, como el del BMW Serie 1, cuestan unos 150 euros. Los más sofisticados, casi 2.500 euros

3. Asistente de frenada de emergencia

Detecta situaciones críticas con antelación a través de unos sensores y actúa directamente sobre los frenos. El sistema para ciudad es casi un estándar, y los más complejos funcionan también a velocidades elevadas e incluso reconocen a peatones y ciclistas. A partir de 350 euros lo tienes, aunque en modelos como el Volkswagen Polo, este salvador es de serie.

4. Asistente de carril

Protege frente a las distracciones: una cámara reconoce las líneas de la carretera y si el coche se acerca demasiado a ellas o incluso las rebasa sin poner el intermitente, el sistema avisa mediante vibraciones en el volante o señales acústicas. Los más sofisticados giran automáticamente, e incluso detectan el límite del carril cuando no está marcado.

5. Detector de cansancio

Si te duermes solo un segundo, ya es tarde. Estos son los accidentes que evita este asistente. Analiza el comportamiento al volante, la velocidad, el tiempo que llevas conduciendo y la hora del día. Si concluye que el conductor está adormecido (por ejemplo, por maniobras inseguras como una corrección abrupta), recuerda mediante una señal que toca hacer una pausa. En algunos modelos estos dispositivos son de serie.

6. Control de velocidad adaptativo

Con la ayuda de varios sensores (cámara, radar o láser), el Adaptative Cruise Control (ACC) mantiene la velocidad y la distancia de seguridad con el vehículo precedente. En combinación con el cambio automático y sistemas como el Stop&Go, pueden llegar a frenar hasta detenerse y reiniciar la marcha solos. Ya lo pueden llevar utilitarios como el Ford Fiesta.

7. Reconocimiento de señales

En numerosas ocasiones puedes superar, sin darte cuenta, el límite de velocidad y esta tecnología intenta evitar eso. La cámara del parabrisas delantero reconoce las señales de tráfico, como la de prohibición de adelantar o el inicio de una autovía y las muestra en la pantalla. En ocasiones, los sistemas emplean también datos del navegador. Skoda pide 1.540 euros para instalarlo en su Octavia (en paquete), Opel lo equipa de serie en su Insignia.

8. Asistente de atascos

Como complemento al control de velocidad adaptativo, algunos fabricantes ofrecen el asistente de atascos. Aparte de elevar el confort, aporta un plus de seguridad, especialmente, al evitar accidentes en casos de tráfico poco fluido. Por medio de varios sensores y una cámara, el sistema observa el vehículo de delante. Además, gira activamente, acelera y frena el coche en función de la situación, e incluso llega a detenerlo. La línea que lo separa de la conducción autónoma es muy delgada. Según los modelos, los precios parten de unos 650 euros.

9. Asistente de ángulo muerto

El sistema atiende a la zona que no queda reflejada en el espejo retrovisor. Si un coche se acerca, normalmente lo avisa mediante luces en el espejo. Si aun así el conductor se dispone a cambiar de carril, las señales se vuelven también acústicas, o aparecen vibraciones en volante. Es de mucha ayuda en autovías, donde se adelanta a gran velocidad. Se suelen ofrecer en 'packs'.

10. Asistente nocturno

En la oscuridad, mejora la visibilidad por medio de infrarrojos o cámaras térmicas. La imagen señala en la pantalla peatones o animales en la calzada con mucha antelación. La distancia de detección suele coincidir con la del haz de las luces largas. En el Audi A6, por ejemplo, esta tecnología cuesta 2.530 euros.

¿Quieres saber cuál es tu coche ideal?

Y además