Skip to main content

Noticia

Coche eléctrico

Este Tesla Model S aligerado es el rey de la aceleración

Tesla Model S P100D

Este Tesla Model S P100D ha sido aligerado alrededor de 300 kilogramos. Si el modelo de serie ya es extremadamente rápido imagina con qué contundencia es capaz de acelerar esta unidad.

Ya te hemos demostrado en infinidad de ocasiones lo extremadamente rápido que es el Tesla Model S, especialmente en lo referente a las salidas desde parado. Con tracción a las cuatro ruedas y dos motores eléctricos capaces de producir ingentes cantidades de par motor (1.074 Nm) de forma casi instantánea, en su configuración de serie ya es un auténtico cohete. Pero el que te traemos hoy no es una unidad normal, es un Tesla Model S aligerado al máximo.

De serie, un Tesla Model S P100D pesa unos 2.316 kilogramos. A este Tesla Model S lo han aligerado alrededor de 300 kg eliminando todos aquellos elementos que no son estrictamente necesarios para su correcto funcionamiento, como los asientos traseros, los paneles de los maleteros, los aislantes acústicos… Además, han reemplazado los asientos delanteros por otros considerablemente más ligeros y han montado unos neumáticos con más agarre.

Ahora pesa menos de 2.000 kg y aunque sigue siendo muchos, parecen poca cosa cuando el conductor hunde el pedal del acelerador al fondo: acelera con contundencia y sin pérdidas de tracción, como si lo lanzaran desde una catapulta gigante. En el vídeo que tienes abajo puedes descubrir por qué decimos que este Tesla Model S aligerado es el rey de la aceleración: ninguno de sus oponentes, todos ellos modificados para carreras de aceleración, es capaz de seguir su ritmo.

Lecturas recomendadas