Skip to main content

Noticia

En este mercado no habrá más modelos diésel de Volkswagen

Australia diesel Volkswagen

En este mercado no habrá más modelos diésel de Volkswagen. La marca los irá retirando en los próximos meses hasta la llegada del nuevo Volkswagen Golf 2019.

Los máximos responsables de la firma alemana han tomado una seria decisión que afecta a los motores diésel de la compañía en un mercado en particular, el cual será el primero que dirá adiós a estos propulsores. En Australia no habrá más modelos diésel de Volkswagen. La desconexión del gasóleo por parte de Volkswagen en el país austral se llevará a cabo paulatinamente durante los próximos meses.

No te pierdas: Ciclo WLTP: así es la autonomía real de los coches eléctricos

Esta estrategia, según Volkswagen, no está relacionada con el escándalo de las emisiones (o dieselgate) que salpicó a la compañía hace algunos años. Motoring informa que el fabricante de automóviles alemán pondrá fin al diésel en octubre, cuando el nuevo Volkswagen Golf 2019 sea lanzado oficialmente con una gama de motorizaciones de gasolina turboalimentados.

Vídeo: 7 coches diésel que todavía podrás usar en 2020:

El diésel de Volkswagen dirá adiós a Australia en octubre

Ya a principios de este año, la compañía tomó la decisión de retirar el Volkswagen Passat diésel de su gama, eliminó el Volkswagen Jetta y ahora tan solo vende el Volkswagen Arteon como modelo de gasolina. Además, la variante turbodiésel del Passat Alltrack pronto será retirado de la cartera de productos, al igual que ocurrirá con los diésel del Tiguan de cinco plazas. 

Sin embargo, el Volkswagen Touareg de nueva generación se venderá exclusivamente como diésel. Según el jefe de Volkswagen Group Australia, Michael Bartsch, la decisión de abandonar los motores diésel viene como parte de un plan de la marca para reducir la complejidad del sistema de propulsión. “Uno de los grandes temas con nuestros colegas de Alemania es la complejidad y, de llegar el ciclo WLTP, la complejidad habría sido un problema”.

“Incluso si no tuviera el problema de las emisiones, aún tendríamos que analizar el problema de la complejidad. Hemos perdido y perderemos variantes debido a la complejidad. Esto se ha visto acelerado por el WLTP, no hay dudas al respecto”, aseguró Bartsch. “Y para Volkswagen, el problema del WLTP se ha visto agravado por el hecho de tener que trabajar a través de los vehículos que han sido desafiados bajo el tema de las emisiones”.

Los modelos diésel de Volkswagen han caído en popularidad en Australia en los últimos años. De hecho, representaron solo el 22,2% de las ventas en el país en 2017.

Fuente: Motoring

Lecturas recomendadas